Seguidores

miércoles, 20 de junio de 2018

¿Cómo lavás las frutas y verduras?



No se peca por lavar en exceso las frutas y las verduras, sino por no limpiarlas en absoluto o creer que con pasarlas por debajo del grifo es suficiente.
Según recuerda la Agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), "en el medio ambiente —suelo, polvo, agua de riego...— puede haber microorganismos patógenos y elementos químicos que en ocasiones pueden contaminar las frutas y verduras". Además, apuntan los expertos, con un paso por el agua se elimina gran parte de los pesticidas que puedan haber quedado en la piel de estos alimentos.

Hay quien piensa que si se lavan muchos las frutas y verduras pueden perder nutrientes en el proceso. La merma de propiedades se produce con una mala conservación —hojas deterioradas o vegetales pochos que contaminan otros sanos— o en una cocción en la que tiramos el caldo, que atesora hasta un 30% de estos nutrientes, pero no por eliminar mecánicamente los restos de suciedad donde están los microorganismos o elementos químicos".

Limpiarse las manos, usar utensilios impolutos y evitar los jabones
Para manipular cualquier alimento es muy recomendable, por no decir obligatorio, que se haga con las manos bien limpias
Además debemos utilizar una superficie de trabajo y un menaje también limpios. Si se va a pelar el producto, ha de lavarse antes; de este modo el cuchillo o la hoja del pelador no entran en contacto con una piel contaminada y evitamos que puedan dejar restos de esa contaminación —química o bacteriana— en la pulpa ya pelada. La única excepción más o menos lógica es la del plátano", 

¿Hay que usar algún producto? El chorro de agua corriente no esteriliza los alimentos (no garantiza la completa eliminación de todos los microorganismos) pero sí ha demostrado ser una medida eficaz para reducir de forma importante su presencia así como para la de los posibles pesticidas.

No hay que dejar que el jabón ni los detergentes entren en contacto con los alimentos. Se deben lavar solo con agua, si fuera necesario frotarlos con un cepillo suave o trapo limpio, se aconseja secarlas: A ser posible, con papel de cocina: si lo hacemos con un trapo puede estar contaminado"

No hace falta utilizar productos extra aparte del agua. La estadounidense FDA (La FDA ​ es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos) recomienda no usar ningún producto comercial (jabón, pastillas esterilizadoras). "A veces se habla de hipoclorito sódico (lejía) o vinagre, pero las autoridades sanitarias no les dan mayor eficacia. Incluso si tenemos ciertos alimentos mucho tiempo en remojo con estos productos, se pueden multiplicar las bacterias".

Cómo se limpia el jengibre o la coliflor
No es lo mismo limpiar un brócoli, que tienen a romperse, que una lechuga o una patata. Revenga,  autor de Adelgázame, miénteme, da las pautas para limpiar correctamente distintas verduras y frutas, según sus particularidades:

Vegetales de hoja. Lave separadamente y de forma individual las hojas de lechuga y otras verduras bajo el chorro de agua corriente. Deseche las hojas exteriores si están feas y pochas. La inmersión previa de las hojas durante unos minutos en un recipiente con agua fría puede facilitar el ablandamiento de tierra y suciedad si están presentes. Séquelas con papel de cocina o use un centrifugador de verduras para eliminar el exceso de humedad.

Raíces y tubérculos (patatas, zanahorias, rábanos, jengibre…). Enjuáguelos en agua, pélelos (si procede), después lávelos concienzudamente bajo el agua corriente y luego séquelos.

Vegetales con ‘recovecos’ y frágiles al mismo tiempo (coliflor, brócoli…). Sumérjalos en agua durante uno o dos minutos, enjuáguelos bajo el chorro de agua corriente y séquelos.

Manzanas, pepinos, peras y otros vegetales y frutas de consistencia firme: lávelos directamente bajo el agua, frótelos con un cepillo suave si fuera necesario y séquelos.

Melones y sandías. Aunque está claro que no nos vamos a comer la piel, son productos que crecen en contacto con la tierra, con lo cual conviene lavar con agua y frotar su superficie antes de abrirlos y luego secarlos. A la hora de cortarlos, utilice un cuchillo para cortar las tajadas y otro diferente para separar la pulpa de la piel.

Frutas más o menos blandas (uvas, cerezas, ciruelas, moras…). No lavar hasta el momento de su consumo, antes de guardarlas revisar y desechar aquellos granos o ejemplares mohosos o en mal estado (podrían afectar al resto). Antes de consumirlos sumérjalos en agua y, posteriormente, enjuáguelos bajo el chorro de agua corriente.






https://www.msn.com/es-ar/salud/nutricion/cu%C3%A1l-es-la-mejor-forma-de-limpiar-las-frutas-y-las-verduras/ar-AAwKvBV?li=AAggPN3&ocid=mailsignout

lunes, 18 de junio de 2018

Índice glucémico. Factores que tienen influencia sobre la velocidad de absorción


A lo largo de los años se ha pensado que los alimentos que elevan más rápidamente la glucemia eran aquellos compuestos por azúcares (también llamados hidratos de carbono denominados simples o sencillos). Se pensaba que al ser moléculas sencillas no necesitan digestión para ser absorbidas en el intestino y, por tanto, pasarían a la sangre con mayor rapidez que aquellos alimentos compuestos por hidratos de carbono complejos como arroz, pasta o harinas en general, pues necesitarían un largo proceso de digestión antes de ser absorbidos.
Actualmente sabemos que hay otros factores que tienen una gran influencia sobre la velocidad de absorción y, por lo tanto, sobre el índice glucémico. Los alimentos ricos en grasas o en fibra se digieren con mayor lentitud, por lo que también producen un incremento de la glucemia más lento. Por ejemplo, un alimento muy rico en azúcares como el helado tiene un índice glucémico bajo, pues también contiene una gran cantidad de grasa. Sucede lo mismo con los alimentos ricos en fibra. Así, los cereales integrales poseen un índice glucémico más bajo que los cereales refinados. Son muy populares los casos de la pizza o las lentejas. Son platos con alto contenido en hidratos de carbono pero también con gran cantidad de grasas (pizza) o fibra (legumbres). Su absorción es extraordinariamente lenta, hasta el punto que en muchos casos se recomienda poner la insulina rápida después de comerlos (no antes) pues sino es posible que la insulina actúe mucho antes de que el alimento llegue a la sangre.
Pero, ¿podemos hacer algo en nuestra cocina para retardar la absorción de los alimentos? La respuesta es sí. Además de elegir preferentemente alimentos ricos en fibra, también debemos saber que la cocción de los alimentos cambia su velocidad de absorción. Por ejemplo, un plato de pasta al dente se absorbe de forma mas lenta que muy cocinado. También sabemos que los alimentos líquidos o muy troceados se absorben con mayor rapidez que aquellos otros menos elaborados. Por ejemplo, será más bajo el índice glucémico de una pieza de fruta que de un zumo.

Indice glucémico de algunos alimentos
Podemos comparar a continuación unos alimentos con otros según la rapidez con la que elevan la glucemia 

  • Glucosa-----------100
  • Zanahorias cocidas----------92
  • Miel----------87
  • Puré de papas---------80
  • Pan blanco--------69
  • Chocolate con leche--------68
  • Cereales desayuno---------66
  • Arroz integral---------66
  • Plátano----------62
  • Sacarosa--------59
  • Pastel de crema-------59
  • Patatas fritas--------51
  • Macarrones--------50
  • Uvas----------45
  • Manzana----------39
  • Tomate----------38
  • Helado---------36
  • Yogur----------36
  • Leche desnatada--------32
  • Pomelo--------26
  • Frutos secos------13


Más de 70: índice glucémico alto; 69-55: índice glucémico moderado; Menos de 54: índice glucémico bajo

Se debe tener en cuenta que los valores de índice glucémico de los alimentos son solamente un dato orientativo. Ayudan a predecir la respuesta glucémica a algunos alimentos y a evitar algunas hiperglucemias después de las comidas, solamente substituyendo alimentos de alto índice glucémico por otros de índice moderado o bajo. No obstante, todavía queda mucho por investigar sobre el índice glucémico. Si se consultan tablas realizadas por diferentes autores se pueden encontrar ciertas diferencias entre valores de índice glucémico de un mismo alimento. Esto se debe a que existe una gran variabilidad entre los procesos fisiológicos de unas y otras personas, pues no todo el mundo digiere, absorbe y metaboliza los alimentos a la misma velocidad.

Además, en las comidas principales del día es habitual mezclar unos alimentos con otros, con lo que en ocasiones es difícil saber cual será el índice glucémico resultante de, por ejemplo, mezclar verdura con patata, pescado y una pieza de fruta




http://www.fundaciondiabetes.org/general/articulo/47/el-indice-glucemico-de-los-alimentos

miércoles, 13 de junio de 2018

Qué es la papa prebiótica



La patata o papa puede actuar como prebiótico, el alimento de las bacterias que tenemos en el intestino grueso y que son las responsables, en gran medida, de nuestro sistema inmunológico y de nuestro bienestar general. Para que podamos aprovechar la acción prebiótica de este tubérculo debemos prepararla al vapor o cocida con piel, dejarla enfriar unas 6 horas en la nevera o refrigerador (a unos 4 ºC) y posteriormente, cuando vamos a comer la patata, la comemos fría, templada, o calentada a baja temperatura (no más de 130 ºC). Así se produce almidón resistente, que es el alimento de la microbiota intestinal. ¿Qué beneficios nos aporta el almidón resistente de la patata? Además de alimentar a nuestras bacterias, el almidón resistente tiene otros beneficios importantes: hace que la papa sea más saciante, aumenta la quema de grasas y mejora la sensibilidad a la insulina. Tratado de este modo es un alimento excelente para las personas que tienen diabetes.



lunes, 11 de junio de 2018

Todo sobre el pulpo

Te llevará 5 minutos


Y para los niños pequeños te dejo un cuento entretenido y con un lindo mensaje


Pero si no tenés ganas de ver vídeos lo asustaremos...
bueno...es un decir...
¿cómo?
Para quién no sepa cómo tiernizarlos les digo que:

 Al cocerlo se genera una contracción del colágeno que contienen los músculos, haciendo que cuando se cocine el pulpo quede duro. Para evitar lo anterior, existen métodos para que la cocción del pulpo sea exitosa. Uno de esos métodos es lo que se conoce como “asustar al pulpo”
¿Y cómo se asusta un pulpo?:
 Ponemos agua suficiente en una olla como para poder sumergir el pulpo por entero. La llevamos a ebullición y cuando el agua ya haga “burbujitas” introducimos y sacamos el pulpo rápidamente del agua cinco o seis veces. Después ya lo podemos dejar cocinando en ese agua, sin añadir sal (para un pulpo de 1,5 kg la cocción será aproximadamente de 25 minutos o hasta que al pincharlo lo notemos tierno)
Otra técnica sería:
 Añadir sobre el pulpo jugo de limón y frotar todas las partes por unos 10 minutos, de esta manera se elimina la baba que recubre la carne. Después de esto congelarlo para que sus tejidos se dilaten.

Contame qué técnica utilizás
  En mi caso ninguna de las 2 ya que viene congelado desde España y es ¡tiernísimo!

Mi preferido es "A la gallega"
Papas, pimentón , aceite y...pulpo cocido





jueves, 7 de junio de 2018

Origen misterioso del chimichurri argentino. Receta


Sugerirle a un extranjero en un restaurant que pida el chimichurri para acompañar un plato de carne o parrilla puede llegar a convertirse en una refinada crueldad para más de uno. Porque su nombre es casi impronunciable para la gran mayoría de turistas que llegan a la Argentina y no hablan español.
Pero si bien para cualquier argentino el chimichurri se encuentra en el panteón de las salsas emblema de la cocina nacional, el origen de su nombre todavía es materia de controversia. 
Esta salsa picante que generalmente se emplea para condimentar las carnes asadas, chorizos y pescados (sobre todo en el Litoral) es elaborada a base de perejil, ajo, ají molido, sal, aceite y vinagre (hasta el siglo XIX se empleaba salmuera). Sin embargo, existen variantes en las distintas regiones del país, por lo que también puede llevar orégano, tomillo, laurel, albahaca, cebolla, etc.
En cuanto a su origen, esta salsa es similar a muchas picantes que se emplean en distintas partes del mundo, tales como la
Worcestershire inglesa o la ajika georgiana. Por lo que lo más probable es que haya llegado con la gran ola inmigratoria y se haya popularizado a partir de la segunda mitad del siglo XIX, adaptándose a los ingredientes locales.
Pero con respecto a tan original nombre, existe todavía bastante controversia. La versión más aceptada está relacionada con los ingleses que se afincaron en la Patagonia argentina. Según sostiene el crítico Miguel Brascó, los descendientes de estos estancieros solían pedir a los peones que les acercaran el curry para sazonar el cordero que comían. Del “Give me the curry!” al chimichurri habría una similitud fonética que los mismos peones irían modelando con el tiempo hasta convertirlo en el nombre de nuestra salsa más famosa.
Sin embargo, existe una versión que plantea que este origen no es el correcto y que en cambio habría que buscarlo en el País Vasco. El chimichurri nacional provendría del “Tximitxurri”, que en euskera significaría “revoltijo” o “mezcla”. De hecho, existe una salsa similar pero que se prepara con ajo y perejil, junto con hierbas aromáticas, chile rojo, pimienta de cayena, tomillo y romero. Pero a la hora de buscar la palabra “tximitxurri” en diccionarios de euskera, su presencia es desconocida, agregando misterio al origen de nuestra preparación. A pesar de ello y de que no haya consenso respecto del origen de su nombre, nadie duda qué salsa elegir a la hora de acompañar un buen asado de carne vacuna con una botella de vino tinto de por medio.

Cómo se prepara en Argentina
Ingredientes
3 cucharadas soperas de orégano o fresco si se va a emplear en el día
3 cucharas soperas de perejil deshidratado o fresco si se va a emplear en el día
1 cucharada soperas de ajo deshidratado o fresco si se va a emplear en el día
1 cucharada de ají molido
½ cucharada de sal
200cm3 de aceite
4 cucharadas soperas de vinagre blanco
Agua caliente

Preparación
En un bol colocar el perejil, el ají molido, el orégano y el ajo deshidratado. Mezcla muy bien y añadir un poco de agua caliente hasta que cubra los ingredientes secos y deja hidratar durante unos minutos.
Después incorporar el vinagre, la sal y el aceite y revolver nuevamente.
Colocar el preparado dentro de un frasco de vidrio, tapar el recipiente y déjalo reposar en la heladera. Se acentúen sus sabores de un día para otro.

Les paso otra salsa para acompañar carnes:

Salsa criolla
Lavar y cortar tomates sin semillas lo más chiquito y parejo posible.
Hacer lo mismo con el morrón (pimientos) y la cebolla. Lo ideal es que tengan el mismo tamaño.
Colocar en un bol el tomate, la cebolla y el morrón. Agregarle sal y pimienta gusto. Luego el vinagre y el aceite,  en cantidad suficiente para que no quede líquida.

Resultado de imagen para cómo es el corcho para tapar la botella con chimichurri




http://academiaargentinagastronomia.com/novedades/el-origen-misterioso-del-chimichurri

lunes, 4 de junio de 2018

¿Por qué debemos controlar el perímetro de nuestra cintura y caderas?

Numerosos  estudios  han  demostrado  que    la  zona  del cuerpo  en  la  que  se  encuentra  acumulada  la  grasa  es  un  factor  de  riesgo  cardiovascular y también de diabetes.


Central  o  androide  (el  exceso  de  grasa  se concentra  en  el  abdomen).  Esta  distribución es  la  que  tiene  peores  consecuencias  para  el organismo,   ya   que   diversos   estudios   han demostrado que el exceso de grasa abdominal aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular o diabetes.    
Periférica  o  ginecoide  (el  exceso  de  grasa está situado en glúteos, muslos y brazos)

Medición del perímetro abdominal
El  perímetro  abdominal  se  puede  medir  fácilmente  con  una  cinta  métrica,  así,  la  persona  debe  estar  de  pie,  con  los  pies juntos,  los  brazos  a  los  lados  y  el  abdomen  relajado  para,  a  continuación,  rodear  su  abdomen  con  la  cinta  métrica  a  la altura del ombligo y sin presionar hacer una inspiración profunda y al momento sacar el aire.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el valor máximo saludable del perímetro abdominal en 88 centímetros en la mujer, mientras que en el hombre el valor es de 102 centímetros.

El  índice  cintura-cadera  (ICC)  es  otra  medida  antropométrica  específica  para  medir  los  niveles  de  grasa  intraabdominal, relaciona  el  perímetro  de  la  cintura  con  el  de  la  cadera  y  dependiendo  del  resultado  se  estima  si  hay  cierto  riesgo cardiovascular.
Para  calcular  este  índice  primero  debemos  medir  el  perímetro  abdominal  (ya  comentado  anteriormente)  y  luego  el perímetro de la cadera, luego dividir ambas mediciones



La  OMS  establece  unos  niveles  normales  para  el  ICC  de  0,8  en  mujeres  y  1  en  hombres,  valores  superiores  indicarían obesidad  abdomino-visceral,  lo  cual  se  asocia  a  un  riesgo  cardiovascular  aumentado.  Este  parámetro  es  un  buen indicativo  para  ir  vigilando  tu  salud  cardiovascular  de  manera  sencilla,  si  tus  niveles  se  salen  de  los  valores  normales  ve tomándote en serio empezar con una vida saludable, mejor prevenir que curar




http://www.centrodesaluddeaguimes.com/dic-indicecinturacadera.htm#.WvrtnWgvxPY

martes, 29 de mayo de 2018

Qué cocinar en época de crisis. Tortilla sin huevos



Nos dice el gastrónomo Ignacio Doménech en su “Cocina de recursos” (1941), un “recetario del hambre” que ahora se reedita en tiempos de crisis.

“En todos los tiempos de miseria, de escasez, lo esencial de todo cocinero es saberse arreglar ingeniosamente con lo que se pueda lograr, y con ello preparar sus comidas de buen gusto para el paladar”, dice el autor en este libro escrito en plena Guerra Civil.

En aquellos años, Doménech presentaba su obra como “los imposibles anhelos de un cocinero que, en tiempos de guerra, ante las realidades del hambre que ya mascábamos, soñaba a todas horas con los más suculentos manjares”.

“Cocina de recursos” (editorial Trea) es un libro de recetas escrito no solo en época de penurias, sino por un autor que de hecho las sufrió, como recuerda en su introducción el periodista Joan Sella, quien destaca que en el recetario hay de hecho “poca comida” pero abundan “la rabia, la impotencia y el ingenio”.

La más célebre de las recetas recogidas en “Cocina de recursos” es la de la “tortilla sin huevo de gallina para los casos de necesidad”, a base de harina, bicarbonato, perejil, ajo, apio, agua y unas gotas de aceite. Una docena de huevos valía era muy costosa durante la guerra.
Pero antes de entrar en materia culinaria, Doménech dedica un capítulo a los combustibles para guisar, en el que explica cómo sustituir el carbón y la madera por bolas de pasta de papel y cortezas secas de naranja y mandarina.


MUY ECONÓMICO

Otro apartado trata de la economía doméstica, desde “el despilfarro en las cáscaras de las papas” a los nabos y remolachas “que antes servían de alimento a las vacas”.
En el capítulo de carnes, el cocinero incluye más de 20 formas de cocinar la carne enlatada de buey que llegaba desde América y en el de pescado hace lo propio con los baratos arenques (sardinas), que pocas amas de casa sabían cómo cocinar y aprovechar.

Con polenta y sémola, Doménech ofrece recetas “para llenar la panza” que sustituyen a las de huevos, pasta o arroz, y el autor no olvida a los vegetarianos, aunque en esta época muchos lo fueran obligados por la escasez de carne y no por vocación.


MÁS QUE RECETAS

La segunda parte de “Cocina de recursos” hace un repaso por las experiencias del autor en distintos locales barceloneses, desde restaurantes a “hospedajes, posadas, bares y tabernas hasta las cantinas de peor catadura”, que recorrió para ver cómo se las apañaban en época de escasez.

Durante estas pesquisas, el autor encontró platos que bien podrían aparecer hoy en la carta de un restaurante “de autor”, como los buñuelos de crisantemos al ron, los girasoles rebozados o los pétalos de rosa con leche y miel.

“Son muchos los españoles que han tenido que sufrir la guerra para darse cuenta que las flores y muchas plantas que se consideraban despreciables para comer se pueden transformar en buenos platitos”, reflexiona el cocinero.


En especial recuerdo que allá por los 50 tenía una amiguita de 6 ó 7 años que había llegado de Italia no hacía mucho, familia atraída en esa época por esto de venir a hacer la América, al igual que muchas españolas como la mía. Recuerdo a su mamá haciendo fideos con un fierrito y buscando quien sabe qué "yuyos" por los terrenos linderos, los cuales elegía con cuidado y los guardaba en su delantal cual bolsa. Creo que los extranjeros enseñaron a esa generación a ser ahorrativos, a cuidar el peso, a trabajar duro, a arreglarse con lo que había.




http://www.taringa.net/posts/info/14104421/Como-cocinar-una-tortilla-sin-huevos-en-tiempos-de-crisis.html

lunes, 28 de mayo de 2018

Qué significan las rayas blancas en la carne cruda de pollo

Debido a los tiempos de producción requeridos hoy en día, los granjeros han optado por realizar modificaciones genéticas en sus aves para que crezcan más rápido y sean más grandes. En ciertos casos, esto puede provocar que se produzcan rayas blancas en la carne cruda de pollo, lo cual indica que el animal padece de una enfermedad muscular. Las rayas blancas significan que el filete tiene más grasa y menos proteína.



Hay varios estudios que comentan sobre estas rayas blancas en la carne. En 2013, un estudio realizado en el Italian Journal of Animal Science encontró que la carne con estas rayas contenía un 224% más grasa que carne sin ellas. Otro estudio de 2016 por la Universidad de Arkansas y Texas A&M nota que la cantidad de aves con esta condición ha incrementado durante los últimos años. Según los investigadores, de 285 aves, un 96% de aves padecían de esta enfermedad.
¿Significa que deberías dejar de comer carne de pollo? No, sigue siendo una opción saludable. Y no toda la carne tiene estas rayas blancas. No obstante, es importante saber lo que nos comemos, especialmente cuando todos asumimos que es una opción saludable.





https://es.gizmodo.com/que-significan-las-rayas-blancas-en-los-filetes-de-poll-1820144444
[MentalFloss y Thrillist]

jueves, 24 de mayo de 2018

Cata de jamón con escáner de resonancia magnética


Catar jamón no es ninguna tontería. El común de los mortales entendemos por catar el ponernos tibios a ibérico cortado en finas lonchas, pero si podemos hacer eso es gracias a que un maestro jamonero ha catado el jamón antes. Ese proceso tiene un problema, y un equipo de científicos acaba de solucionarlo.

El problema de catar el jamón es que para ello hay que pincharlo con un punzón fabricado de hueso. Ese material absorbe los aromas del jamón y permite al maestro jamonero saber a ciencia cierta si la pieza está en su punto de justo de curación, necesita más tiempo o ha pasado demasiado tiempo en bodega.

El problema es que esa incisión cancela inmediatamente el proceso de curación. Si el jamón no está listo se corre el riesgo de estropearlo. Para evitar abrir la pieza, el maestro jamonero confía en el resto de sus sentidos para tratar de valorar si la pata. Obviamente, saber si una pata de cerdo de 8 kilos está bien curada solo observándola y olfateándola es un arte que pocos dominan a la perfección y que deja mucho a la suerte
Un equipo de científicos de IProCar, el Instituto de estudios de la carne en la Universidad de Extremadura ha dado con una ingeniosa manera de catar el jamón sin tener que abrirlo. Para ello han empleado un escáner de resonancia magnética como los que se emplean en medicina. En lugar de detectar lesiones u objetos extraños, la resonancia aplicada al jamón permite asignar valores numéricos a los tejidos.


Aplicando algoritmos a estos valores se puede determinar el porcentaje de grasa, la humedad, el color y algo muy importante a la hora de determinar la calidad de un jamón: el grado de difusión de la sal en los tejidos.

El procedimiento acaba de ser publicado en varias revistas científicas como Journal of Food Engineering. Sus creadores explican que es fácilmente aplicable a la industria del jamón porque emplea dispositivos y algoritmos muy sencillos de implementar. Que alguna compañía lo haga para evitar dañar sus piezas y sacarlas en el punto justo de curación es solo una cuestión de tiempo. [vía Eurekalert]




https://es.gizmodo.com/cientificos-extremenos-descubren-la-mejor-manera-de-cat-1824307997

domingo, 20 de mayo de 2018

Dripping cake o torta chorreada

KATHERINE SABBATH
¿Quién es?
Era profesora de historia, inglés y geografía en una preparatoria de Sídney, Australia. Sus tiempos libres los dedicaba a cocinar. Buscaba recetas, leía libros. Siempre sintió un encanto especial por la repostería. Su nombre es Katherine Sabbath, y hoy, es la diseñadora de pasteles favorita de Instagram.

katherine-sabbath

Ella es la creadora de las dripping cake o torta chorreada 
La historia de Katherine en el mundo de los pasteles es tan extraordinaria como sus creaciones. Jamás tomó clases o diplomados. Desde sus vida como profesora, la emprendedora hacía todo lo posible por llegar a casa, preparar los ingredientes y comenzar a mezclar sin recetas ni metodologías.

Aquí verás la técnica 
Luego tu imaginación hará lo demás



La técnica es muy simple:
Hace falta una torta con una cubierta con buttercream muy enfriada, fondant o postre helado, imprescindible para que la ganache se adhiera con facilidad. Ésta puede ser de chocolate blanco si se desea dar color, o chocolate. Ambos al 50% de crema (nata) + chocolate
Comenzar por el borde superior

Imagen relacionada


Resultado de imagen para gif animado de dripping cake

Luego por la parte superior

Imagen relacionada

Simple y vistosa


Aquí con ganache de chocolate blanco coloreado

Resultado de imagen para dripping cake






lunes, 7 de mayo de 2018

¿Las semillas son tan sanas como dicen?


Para empezar, debemos tener en claro que esta moda no es tan nueva como parece: mayas, aztecas y otras culturas precolombinas ya las consumían hace miles de años por los mismos motivos que se eligen hoy: altísimo valor nutricional y múltiples beneficios para la salud.
Para aprovechar sus cualidades, las semillas requieren algunos cuidados. En principio, lo mejor es adquirirlas enteras y en lugares con alta rotación de producto, pero también es importante molerlas antes de consumirlas, ya que rompiendo su dura capa exterior protectora, logramos un mejor acceso a todos los nutrientes de la semilla y una mejor absorción de sus todas sus propiedades.
Para eso lo ideal es usar un molinillo de café o un mortero. Una vez trituradas se pueden guardar en la heladera pero sólo por unos pocos días, ya que por su alto contenido en aceites pueden ponerse rancias rápidamente.

CUÁLES COMPRAR, CÓMO USARLAS
No importa si no tenés idea de qué es la lecitina, para qué sirven los omegas o qué hacen los polifenoles. Para no marearte en la dietética estas son las semillas de moda, sus usos y sus beneficios.

1. Chia
Es la semilla del momento. Tiene más hierro que el hígado vacuno y más calcio que la leche, sirve para bajar el colesterol y casi no tiene sodio. Como la chia es una gran fuente de Omega 3 (un ácido graso muy importante y necesario), se convierte en una buena opción para los que no comen pescado. Puede almacenarse por años sin que se deteriore su sabor ni su el valor nutritivo, y si se la deja en remojo por unos 15 minutos, se transforma en una gelatina que puede incorporarse mucho más fácil a preparaciones líquidas.

2. Lino
Fue la primera que empezaron a recomendar los nutricionistas porque baja el colesterol y acelera el conocido “tránsito lento”. Es ideal para reemplazar el huevo en recetas de pastelería, ya que en contacto con el agua desarrolla una sustancia que sirve de ligue. Para aprovechar todos sus beneficios no basta con ponerla entera en cualquier preparación: debemos remojarla por unos minutos en agua o molerla en el momento previo a utilizarla. Ya sea en panes, cookies, ensaladas, arroces y hasta hamburguesas caseras, va bien con todo.

3. Sésamo
Es la reina del calcio y a diferencia de la mayoría de los lácteos, tiene los minerales necesarios para que el cuerpo lo absorba. Con el sésamo se elabora el gomasio, un condimento muy utilizado en la cocina vegetariana que lleva sal de mar, se muele en el mortero y sirve como aderezo en ensaladas y verduras y sopas; y el tahine, esa deliciosa pasta que encontramos en las cocinas del Medio Oriente. Si bien el más habitual es el sésamo blanco, también encontramos el integral (con más contenido de fibra) y el negro (con más hierro que los anteriores).

4. Girasol
Es el snack perfecto para reemplazar las palomitas de maíz, pero 100 gramos tienen casi 600 calorías así que por más adictivas que sean, no hay que abusar. Es ideal para los deportistas ya que ayuda a mejorar el rendimiento. Se consumen crudas o tostadas, pero apenas, ya que al calentarlas demasiado, además de deteriorar la naturaleza de sus aceites, quedarán amargas. Se recomienda guardarlas en un lugar fresco y oscuro. 

5. Amapola
Además del clásico uso para decorar panes, es excelente para combinar con cítricos en budines o galletitas y para terminar con un toque distinto las pastas. Es un sedante natural que actúa sobre el sistema nervioso, ayuda a combatir el stress, el insomnio y los dolores de cabeza por lo que es ideal para consumir en infusiones. Por tener abundante calcio es muy útil para prevenir calambres y combatir la osteoporosis. Eso si, la amapola no perdona y para evitar momentos embarazosos, siempre que vayamos a consumirla es recomendable tener hilo dental o un cepillo de dientes a mano. 

6. Calabaza
Gracias a los Omega 3 y 6 es buena para combatir la hipertensión y el colesterol alto; además de ser diurética. Estas semillas pueden consumirse solas o como agregado en ensaladas, rellenos de tarta y hasta en el puré de zapallo para darle un crocante sorpresa. Prepararlas no es ninguna ciencia; basta con limpiarlas, enjuagarlas y ponerlas a secar en un horno bien bajo por unas horas o al sol unos días. Y si no podés esperar, se consiguen crudas, tostadas e incluso saladas.

7. Hinojo
Como lo fueron las endivias hace unos años, el hinojo está en un período de reconocimiento gastronómico y sus semillas no se quedan atrás. Favorecen la digestión, son muy útiles contra los dolores estomacales, cólicos, son diuréticas y masticarlas crudas después de las comidas resulta útil para combatir el mal aliento. Lo ideal es consumirlas en infusiones por su agradable aroma anisado aunque se las puede utilizar en un curry, recetas con pollo y sopas. 




https://www.planetajoy.com/?%BFTiene+sentido+comer+semillas%3F+&page=ampliada&id=3483

jueves, 3 de mayo de 2018

¿Debemos consumir pan si tenemos diabetes?


Esta entrada la reedito pues es de interés para algunas personas que en su momento no la han leído

El pan es una fuente primordial de carbohidratos que proporcionan la energía necesaria para llevar a cabo nuestra rutina diaria. Para determinar si es adecuado consumir pan cuando tenemos diabetes es importante conocer el proceso de elaboración de este alimento, pues con la industrialización se favoreció el pan elaborado con harina de trigo refinada, la cual está libre de nutrientes y fibra, pues se elimina del grano el germen y la cascarilla, y sólo se utiliza la parte interna del trigo denominada albumen, con ello se logra obtener una harina resistente al paso del tiempo, por lo que puede ser almacenada por largos períodos. Y si a ese pan elaborado con harina de trigo refinada le agregamos colorantes, conservadores, endulzantes, efectivamente estamos frente al peor enemigo de la diabetes.

Pero, no hay que juzgar severamente a este alimento, que ha sido base fundamental de la nutrición de muchas culturas a través del tiempo, pues es fuente primordial de carbohidratos, proporcionando la energía que el cuerpo requiere para ejecutar todas sus tareas.

¿Qué pan elijo para no perjudicar mi salud?
Es importante, que sepas que existe una extensa variedad de panes, muchos de ellos están elaborados con harina de trigo, pero existen otras variedades ricas en sabor y en nutrientes, tal es caso del pan de avena, de centeno, maíz, incluso, hay panes elaborados con semillas como la de girasol, de ajonjolí y lino, que ofrecen un alimento potencialmente nutritivo, pues contienen altas cantidades de minerales, vitaminas y fibra, de hecho, algunos panes pueden regular los niveles de glucosa en sangre.

Entonces, un pan es benéfico para la salud siempre y cuando sea integral, lo que significa, que para su elaboración se usa el grano entero, conservando todas su partes como la cáscara (salvado), que proporciona minerales como calcio, hierro, potasio, sílice, etc., y por supuesto, fibra, fundamental en la regulación de la absorción de nutrientes y movilidad intestinal, lo cual evita el estreñimiento. Además, la fibra es el único tipo de carbohidrato que no eleva el nivel de azúcar en la sangre, por eso los expertos consideran que los diabéticos deben consumir más fibra que el resto de las personas para controlar los niveles de glucosa.

De igual forma, el grano entero nos proporciona el germen, rico en proteínas (B1, B2 y B6), vitaminas E, K y una gran cantidad de minerales. Por último, la parte interna del grano, el albúmen, nos da los hidratos de carbono que son necesarios para el sistema nervioso. Además, en la elaboración del pan se utiliza la levadura de cerveza que también tiene propiedades alimenticias como proteínas, fósforo y el total de las vitaminas del complejo B, lo cual favorece a restablecer y conservar la flora intestinal, prevenir problemas cardiovasculares y combate la anemia.

Así, todos estos elementos en conjunto, hacen del pan un excelente y saludable alimento, ubicado en la base de la pirámide nutricional y recomendado por organismos de Salud como la FAO (Food Agriculture Organization) y la OMS.

Todo abuso es perjudicial
Efectivamente, el problema del pan es que se abusa en su consumo, entonces, las personas con diabetes deben controlar la cantidad de pan y de otros alimentos clasificados como carbohidratos, lo cual no significa que se deban eliminar de la dieta, ya que ello provocaría continuas bajas de azúcar en sangre con repercusiones orgánicas más o menos graves.

Por tanto, el pan debe formar parte habitual de la alimentación de todas las personas, especialmente de quienes tienen diabetes, sólo recordá que debe ser pan integral, el cual se caracteriza por su sabor, su consistencia más compacta, es decir, no es tan esponjosa y el color marrón que adquiere.

Recordá que si tenés diabetes es importante llevar un adecuado plan de alimentación dirigido por tu médico.


Para terminar te dejo una receta de pan integral realizada por Ruqui  en su blog  cocinasanayfacil-ruqui.blogspot.com

PAN DE MOLDE INTEGRAL CASERO

pan de molde integral casero

INGREDIENTES

300g de harina integral – 200g de harina de fuerza – 325g de agua tibia – 1 sobrecito de levadura seca de panadero (5,5g) – una pizca de sal (le pongo menos de lo normal que serían 9g) – 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN

Ponemos en un cuenco las harinas, la sal, la levadura y el aceite.

Agregamos poco a poco el agua con una mano y vamos revolviéndolo y mezclándolo con la otra.

Enharinamos una superficie cómoda para amasar, sacamos la masa para encima y amasamos con las dos manos doblando y aplastando la masa hasta que la veamos fina y elástica.

Le damos forma de bola, engrasamos un cuenco y la ponemos dentro.

La tapamos con un trapo húmedo y dejamos que repose en lugar cálido y sin corrientes de aire durante 20 minutos.

Pasado este tiempo, sacamos de nuevo la masa, la doblamos y la aplastamos dándole forma alargada y la colocamos en un molde de plumcake previamente aceitado.

Volvemos a taparla con el paño húmedo y la dejamos fermentar por espacio de una hora.

Un cuarto de hora antes, encendemos el horno a 250º e introducimos en él una cacerola con un trapo chorreando agua para que se genere vapor.

Cuando el pan está fermentado (habrá crecido al doble de su volumen inicial) lo pulverizamos con agua, le hacemos un corte con una cútex (esto en este pan es opcional) y lo metemos al horno.

Bajamos la temperatura del horno a 200º y lo cocemos durante 45 minutos o hasta que lo veamos dorado. A mí me gusta el pan bien cocido así que lo cuezo incluso durante 55´. Es cuestión de probar y ver. Tampoco los hornos son iguales por lo que el tiempo es siempre orientativo.

Yo coloco la bandeja con el pan en la parte inferior del horno (no sobre la base del horno sino en la ranura más inferior)  y encima, en la rejilla, la cacerola con los paños mojados.
También podemos pulverizar el horno con agua cuando metemos el pan y así ahorrarnos lo de la cacerola con los trapos.


Una vez cocido, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 

Este mismo pan lo he hecho también añadiéndole nueces picadas y pasas:
Cuando ya casi está amasado, le agregamos las nueces y las pasas, amasamos otro poco para que se integren bien y el resto del procedimiento es el mismo.







sábado, 28 de abril de 2018

Los sí y los no en la comida de los chicos



A continuación, 7 creencias súper establecidas sobre la rutina alimentaria de los chicos, que no vas a creer que no son ciertas:

1- Las grasas son malas para su salud.

Si las ingiere de manera moderada, no lo son. Al contrario: "Sólo el exceso de grasas es malo para el organismo de los chicos, pero en su justa medida, es necesaria para el correcto desarrollo del sistema nervioso central y el neurodesarrollo en general", aclara la pediatra Lucila Fernie.

2- Un nene "gordito", es un nene sano

Ningún chico con sobrepeso es saludable. A cada chico le corresponde un rango de peso según su estatura. "Los pediatras apuntamos a que cada chico lleve una vida saludable, a la alimentación sana y al ejercicio físico, para que pueda tener una un peso adecuado", aclara la médica.

3- Mientras coma, que lo haga las veces que quiera

No es recomendable que se alimenten a cualquier hora, porque hace que lleguen a las comidas principales sin hambre, perdiendo interés en los alimentos importantes que son los que aportan las calorías y nutrientes. Es importante que cumplan las cuatro comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena), y opcionalmente agregar una o dos colaciones por día, no muy abundantes, y a base de comida sana (fruta, yogur, cereales).

4- No puedo darle alimentos congelados a mi hijo

Depende cuál sea. Los vegetales por ejemplo, al igual que la leche materna, mantienen sus características al ser congelados. Los que no se recomiendan son los procesados y rebozados para luego freír.

5- Los alimentos en lata no son tan nutritivos como los frescos

Los alimentos enlatados, como el choclo, legumbres, tomates cubeteados o frutas, constituyen una opción saludable dentro de un plan alimentario variado y equilibrado, ya que mantienen las propiedades nutricionales gracias al escaso tiempo transcurrido entre la cosecha y el inicio del proceso de producción del enlatado.

6- La comida enlatada tiene muchos conservantes

Esto no es así, aclara la Dra. Harwicz, y explica que el principal medio para la conservación de los alimentos enlatados es el calor que se aplica durante el proceso de esterilización, junto a un adecuado sellado hermético de las latas. Por tal motivo, no precisan conservantes. "En ocasiones se utiliza la sal y el azúcar para saborizar el producto y en este caso deben especificarse en la lista de ingredientes del envase", aclara la médica.

7- Lo más importante es que coma muchas proteínas.

Las proteínas (carne, pollo, hígado, pescado y huevo), son necesarias para el crecimiento y aumento de masa muscular en los chicos. Sin embargo, ningún alimento en exceso es bueno. Si bien son la base estructural de todos los tejidos, la Dra. Fernie asegura que deben ser ingeridas en equilibrio con hidratos de carbono (pastas, papa, arroz, cereales y harinas en general) y grasas (aceites, lácteos y sus derivados, los pescados contienen ácidos grasos de muy buena calidad nutricional)




https://www.infobae.com/parati/mama/2017/12/30/7-creencias-erroneas-sobre-la-alimentacion-de-los-chicos/

jueves, 26 de abril de 2018

Cocineros que se suicidaron ante un fracaso culinario


El más antiguo de este selecto y desafortunado grupo fue Jean-Francois Vatel, quien además de cocinero era maestro de ceremonias del Príncipe de Condé, primo de Luis XIV. Parece ser que el noble invitó al monarca a su palacio a pasar unos días, con la intención de obtener un préstamo. Todo tenía que salir a la perfección, pero tanta fue la afluencia de comensales que la primera noche faltó carne y encima los fuegos artificiales no estallaron. Al día siguiente hubo un equívoco y Vatel pensó que iba a faltar el pescado que había encargado a distintos puertos franceses. Desesperado por la desgracia fue a su habitación y se arrojó sobre su espada. Y finalmente el pescado llegó a tiempo…
Otro caso fue el de Alain Zick, quien se suicidó al sufrir un fracaso culinario. En 1966, el talentoso cocinero, propietario del Relais des Porquerolles, se pegó un tiro en la cabeza al enterarse de la pérdida de su última estrella Michelin (llegó a tener dos).
Algo similar le sucedió en 2003 a Bernard Loiseau, que siguió el mismo camino cuando la guía Gault-Millau le rebajó a su restaurante La Côte d’Or de 20 puntos a 19 (ese restaurant contaba con 3 estrellas Michelin). Loiseau, Caballero de la Legión de Honor, parece ser que además tenía problemas depresivos y se ultimó de un escopetazo. 
Otro que finalizó con su vida fue Edmond Sailland, “Príncipe de los Gastrónomos”. Aunque no fue un cocinero profesional, Sailland se desempeñó como crítico gastronómico, quizás el más importante que haya tenido Francia. Tal era su prestigio que cuando cumplió 80 años, 80 restaurantes de Paris le obsequiaron una mesa a perpetuidad como homenaje, con una placa de bronce que rezaba: “Edmond Sailland, Príncipe de los Gastrónomos, defensor e ilustrador de la cocina francesa, huésped de honor de esta casa”.
El hombre tuvo una muerte extraña. No se sabe con certeza qué sucedió, pero algunos dicen que se arrojó por una ventana cuando el médico le prescribió una estricta dieta a base de bizcochos y leche…




http://academiaargentinagastronomia.com/novedades/los-cocineros-franceses-suicidas

lunes, 23 de abril de 2018

Gordos o flacos ¿Por qué?




El metabolismo depende de varios factores como el peso, la altura, el sexo, y la edad de las personas, variables que a la vez influyen en la cantidad de músculo que tenga nuestro cuerpo.
La grasa corporal es un órgano frío que como no hace gran cosa, en comparación al músculo, requiere poca energía. El músculo, en cambio, es un órgano caliente (como sugiere el rojo intenso que lo caracteriza, a diferencia del tono blancuzco de la grasa), que tiene más exigencias, requiere más energía y hace que el metabolismo basal sea más alto. Un cuerpo con mayor porcentaje de masa muscular en relación con la cantidad de grasa que tiene, quema más calorías sin moverse que un cuerpo más “fofo”, que tiene más grasa y/o menos masa muscular.
Esto explica por qué a las mujeres les cuesta más bajar de peso que a los hombres. A diferencia de los hombres, ellas acumulan grasa extra en las caderas y cintura que está destinada a funcionar como fuente de energía para el bebé durante el embarazo. Al tener una mayor proporción de grasa que de músculo, su metabolismo es más lento y queman menos calorías.
Hasta los 25 años, una mujer sana tiene hasta un 22% de grasa en su cuerpo. A partir de entonces, el porcentaje sube progresivamente hasta superar el 31% después de los 60. En el hombre, el porcentaje aceptable de grasa pasa de 15% hasta los 25 años a un 23,5% pasados los 60.

El paso de los años
Uno de nuestros grandes problemas a la hora de evitar el sobrepeso es que el cuerpo va perdiendo naturalmente músculo a medida que envejecemos. De la misma manera, con la edad crecen los depósitos de grasa.
Menos músculo y más grasa equivale a un metabolismo menos activo y a un menor gasto de calorías. Éste es un mecanismo de “defensa natural” del cuerpo frente a la falta de comida que heredamos de nuestros antepasados. En el pasado, las personas que envejecían tenían menos posibilidades de procurarse alimento cazando animales, tarea para la que se necesitaba mucha destreza física. Al tener un menor acceso a la comida, el cuerpo de las personas que envejecían debía adaptarse para conservar más energía, es decir, para acumular más grasa. De esta manera, la grasa tenía más utilidad que el músculo a la hora de asegurar la supervivencia.

Si somos sedentarios y ya pasamos los 30 años, nuestro cuerpo empieza silenciosamente a quemar cada vez menos calorías. Por esta razón, aún cuando no aumentamos la cantidad de comida que incorporamos, engordamos casi sin darnos cuenta. La cosa empeora si vamos agregando cositas a nuestra alimentación cotidiana.




http://www.entremujeres.com/vida-sana/nutricion/dieta-nutricion-adelgazar-engordar-gordos-flacos-nutricionista-adrian_cormillot_0_806319467.html

viernes, 20 de abril de 2018

Carne sintética



Es muy fuerte la aceleración del surgimiento de alternativas a las proteínas rojas. Ya sea por razones nutricionales, ambientales, económicas o de orden ético, la corriente de los sustitutos de la carne ha cobrado un gran impulso.
Entre las más sofisticadas, se encuentra la “carne de laboratorio”. Es quizá la que tenga más prensa, desde los anuncios sobre la hamburguesa lograda a partir del crecimiento de tejidos similares a los de las fibras musculares del reino animal. Más allá de sus características organolépticas, que la ciencia y la tecnología resolverán más temprano que tarde, lo primero que se planteó fue su costo prohibitivo.

Sin embargo, la experiencia indica que los avances científicos hacen caer los costos de manera vertiginosa y que pronto alcanzará condiciones competitivas. La cuestión será la aceptación por parte del mercado, donde el mayor desafío será convencer a los consumidores.
Menos extremas parecen las alternativas de “carne vegetal”. Estos análogos de las proteínas animales tienen ya largo recorrido, pero ahora están llegando con mucho ruido. Hay dos particularmente interesantes:

 las hamburguesas de Impossible Food 


 y las de Beyond Meat 

  Resultado de imagen para Beyond Meat 
                                          

Ambas ya están en varias franquicias de los Estados Unidos. La primera es un preparado a partir de proteínas de trigo y de papa, más soja texturizada. Pero su característica más distintiva es que le han conferido el color y el sabor de la carne vacuna, a través del agregado de leg-hemoglobina. Se trata de una molécula parienta cercana de la hemoglobina de la sangre, responsable del transporte de oxígeno en los seres del reino animal.

La leg-hemoglobina se encuentra en los nódulos que producen las bacterias del género Rhizobium en las raíces de las leguminosas, entre ellas la soja. Los de Impossible Food, precisamente, han modificado esta bacteria y la inoculan en la soja, para obtener la leg-hemoglobina con que luego impregnan sus hamburguesas.

Beyond Meat, por su parte, utiliza como base la harina de soja texturizada, ya bastante usada en chacinados y como “meat extender” (algo así como “estirador de carne”). Mejora la retención de líquidos y mantiene el perfil de aminoácidos.




https://www.clarin.com/rural/ganaderia/ahora-carne-sintetica_0_Sk9ZZTPp-.html

jueves, 19 de abril de 2018

El celíaco no es un enfermo



El diagnóstico se realiza mediante:
⦁ Autoanticuerpos con tTG (transglutaminasa tisular)
⦁ EmA (endomisio)
⦁ Anticuerpos o antígenos dietarios o sus interfaces como AGA2 (gliadina deaminada)
⦁ Biopsia intestinal.
El único tratamiento es una dieta estricta y de por vida Sin TACC (sin trigo, avena, cebada y centeno).
Jamás se debe comenzar la dieta sin previa biopsia que la justifique.

El celíaco no es un enfermo, sino una persona con una condición determinada, en la Asociación Celíaca Argentina,  hemos sostenido durante 32 años que, “la celiaquía no es una enfermedad, es casi un modo de ser”.

Con una dieta correcta, segura y permanente, el celíaco, puede alcanzar los niveles nutricionales que había perdido y lograr con ello su total desarrollo físico y neurológico.
Es aconsejable que la dieta del celíaco incluya además, alimentos naturales como: leche, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres y cereales sin gluten (arroz y maíz).
Se debe tener precaución con los productos industrializados, ya que pueden contener gluten en su composición. Es necesario consultar los listados de Alimentos y Medicamentos aptos.
La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, de manera continuada, puede causar trastornos importantes a nivel intestinal, incluso sin presentar síntomas.




http://grupoceliacomiramar.com.ar/diagnostico-y-tratamiento/

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...