Seguidores

domingo, 18 de noviembre de 2018

Dulce, salado, amargo y ácido y el quinto sabor es el "umami"

Dulce, salado, amargo y ácido. ¿Te suenan? Son los cuatro sabores que podemos degustar con nuestras papilas gustativas, pero existe un quinto sabor que empieza a ser reconocido entre el público nipón y que se conoce como “umami”.
Umami correspondería para nosotros, a un sabor agradable (de hecho, en japonés umami = sabroso), pero con algunos matices extra , por ejemplo, induce la salivación y su sensación aterciopelada en la lengua estimula la garganta, el paladar y la parte posterior de la boca.


Está presente de forma natural en infinidad de alimentos: quesos curados (en especial en el parmesano), jamón serrano, anchoas en salazón, salsa de soja y salsas de pescado del sudeste asiático, en el alga kombu, en espárragos, tomates y en muchas frutas maduras.

Imagen relacionada

A principios del siglo pasado (en 1.908) Kikunae Ikeda, profesor de química de la Universidad Imperial de Tokio, consiguió sintetizar el MSG sigla del glutamato monosódico que es la sal de sodio del ácido glutámico, uno de los aminoácidos no esenciales más abundantes en la naturaleza. El glutamato monosódico es una sal utilizada como potenciador del sabor en muchos alimentos, en los cuales lo podemos ver como aditivo E-621, y también, puede denominarse como GMS, sal china, ajinomoto o umami, haciendo referencia al quinto sabor.
Pero el ácido glutámico se encuentra naturalmente, como vemos en la imagen anterior, en los tomates, uvas, quesos, champiñones, alga kombu y otros alimentos..
Actualmente el MSG se produce artificialmente en grandes cantidades usando una bacteria que lo sintetiza.
Como habrás visto los fabricantes utilizan el aditivo E-621 para que no pares de comer el producto por ellos fabricados, ya que su sabor te atrae a comer y comer.





http://www.umami-madrid.com/pero-que-es-el-umami/

jueves, 15 de noviembre de 2018

Fueron obras maestras del arte culinario 2017

La presentación de los alimentos tiene una larga historia, con registros que datan de la antigüedad romana y medieval. Además de mejorar el atractivo estético, se pensó que la presentación elaborada de los alimentos era un símbolo de riqueza, poder y gusto cultural. Más de 2.000 años después, la preparación de alimentos posiblemente se ha convertido en un movimiento mundial de arte alimentario
A continuación vemos las mejores creaciones de 2017
 Trabajo de Jan Campbell parece que podría ser tallado en madera, pero no, es con el hueso del aguacate.

 Maggie Austin, chef de pastelería, crea flores de azúcar que parecen reales

 Tamtik Chocolate crea una serie de bloques de chocolate en forma de mapas de ciudades de todo el mundo. Cada diseño se inspira en mashrabiya , un patrón árabe geométrico tradicional, que se encuentra típicamente en la arquitectura.

Hazel Zakariya usa batidos como lienzo e ingredientes naturales, como cúrcuma, matcha azul y carbón activado, como su "pintura". Sus creaciones culinarias representan animales y personajes adorables de la cultura popular

Diseños de corteza de pastel con dibujos de Karin Pfeiff Boschek


"Smoothie Bowls" por Rachel Lorton
Usando ingredientes totalmente naturales y un palillo de dientes, Rachel Lorton produce tazones para batidos en patrones coloridos y vibrantes. No solo se ven increíbles, sino que también son saludables. Los ingredientes de Lorton incluyen remolacha cruda, cúrcuma, corazón de cáñamo, flor de guisante y más.



https://mymodernmet.com/best-of-2017-food-art/

viernes, 9 de noviembre de 2018

Panes con dibujos en su interior ¡¿Cómo se hará?!


Konel Bread es una maestra repostera que vive en Tokio, Japón, que se hizo famosa por esconder increíbles dibujos dentro de las hogazas de pan que ella misma hace.

76ca42a116331c5681b211bb2b2f704a

Suele inspirarse en los dibujos de su hijo para sus creaciones. Sin embargo, y a pesar de la fama que ha adquirido, la técnica que utiliza para estas obras de arte es todavía un misterio. Una teoría sugiere que crea tiras de masa de cada color, las cuales intercala con el resto de lo que será la hogaza, para finalmente enrollarlo todo como si se trata de Sushi. 
Sabemos que la masa de pan crece y cambia de forma cuando se cuece, por lo que esta panadera debe calcular con antelación cómo se expandirá  para que el resultado final sea como el que vemos.
Todas las piezas están hechas con ingredientes y colorantes naturales. Espinaca, remolacha (betabel) y cocoa son algunos de los ingredientes que utiliza.

Pero ... parece que "alguién"  lo hace empleando los "cacharros" que se fabrican para tal fin:





https://patdonia.wordpress.com/2016/07/15/konel-bread-dibuja-en-el-pan-dibujos-de-su-hijo/

jueves, 1 de noviembre de 2018

¡Ideas geniales para decorar con chocolate!




A propósito...¿ Sabías que?...
El "plástico burbuja", ese trozo de plástico transparente de embalaje que protege los objetos frágiles gracias a sus pequeñas burbujas de aire, célebres por el adictivo ¡pop! que hacen al explotar, ha llegado a su fin.

Los creadores del Bubble Wrap, Alfred Fielding y Marc Chavannes, han anunciado que abandonan su fabricación, tras más de 50 años de producción y distribución mundial, debido a que han encontrado una alternativa mejor, que puede sustituir el popular invento, abaratando sus costes de transporte y almacenamiento.

Y es que cuando estos dos inventores, que pretendían crear un papel decorativo para paredes con efecto tridimensional, se encontraron en su lugar con un sistema para embalar paquetes que se extendió por su eficacia por todos los rincones del mundo, pero que desde su origen, presentaba un problema: el volumen.

Los rollos del "plástico de burbujas" son tan abultados, que hacen que transportarlos a más de 250 kilómetros desde el lugar de fabricación deje de ser rentable y también que los compradores hayan empezado a sustituirlo por otras tecnologías que ocupan menos espacio. Por eso sus creadores han ideado un nuevo sistema que transporta el material sin hinchar, para después introducirle el aire en el lugar de destino.

Este nuevo método obliga a que las burbujas de aire estén unidas entre sí, por lo que todos los adictos a explotar estas burbujas de plástico no podrán hacerlo nunca más.

Si aún conservas un trozo guárdalo como oro. Quizás te haga falta






https://www.ideal.es/sociedad/201507/06/plastico-burbujas-deja-fabricarse-20150703163738.html

martes, 23 de octubre de 2018

El queso de oveja y su influencia en el colesterol

Sobre la leche de oveja:
Es la leche que tiene más cantidad de proteínas, fósforo, potasio y lactosa (así que no es nada adecuada para los intolerantes). Aunque también hay que decirlo: contiene el doble de grasa y proteínas que la leche de vaca, pero es más baja en ácidos grasos saturados -(se sabe que la ingesta de este tipo de grasas se ha relacionado con una mayor probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares debido a su incidencia sobre el colesterol LDL o "colesterol malo")-. También es la que tiene menos colesterol.


Un equipo de investigadores liderado por científicos del español Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) lograron reducir un 97 por ciento el colesterol de la leche pasteurizada del queso de oveja, manteniendo su sabor.

Este queso, elaborado a partir de leche pura obtenida en rebaños locales, es uno de los quesos españoles más representativos, pero su contenido en grasas puede alcanzar el 50 por ciento.

Hasta ahora, las industrias alimentarias habían desarrollado muchos métodos para reducir el colesterol de los quesos pero la mayoría eliminaban también el sabor y los componentes nutricionales.

La clave está en tratar el producto con una molécula no tóxica, la beta-ciclodextrina, cuyo uso en aplicaciones alimenticias ya había sido descrito, explicó una nota del CSIC.

Este oligosacárido cíclico producido a partir del almidón elimina eficazmente el colesterol de la leche y los productos lácteos, la yema de huevo y la manteca de cerdo.

"Los objetivos de este estudio han sido evaluar la viabilidad de este compuesto en la eliminación del colesterol de la leche de oveja pasteurizada del queso manchego. También hemos estudiado su efecto sobre los componentes principales de la leche, los nutricionales, los lípidos, y el sabor", precisó Leocadio Alonso, investigador del CSIC en el Instituto de Productos Lácteos de Asturias.

El trabajo -en el que también han participado científicos del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CSIC-UAM) y del University College Cork (Irlanda)- podrían llegar a ser aplicados en el diseño de dietas que necesiten una ingesta regulada de colesterol, sobre todo en personas con hipercolesterolemia.

El siguiente paso sería evaluar el efecto de este queso ya tratado en las concentraciones de colesterol en sangre.




https://www.msn.com/es-ar/salud/nutricion/cient%C3%ADficos-redujeron-un-97-percent-el-colesterol-del-queso-de-oveja/ar-BBNDMet?li=AAggPN3&ocid=mailsignout

martes, 9 de octubre de 2018

Curiosidades



Muchos consumidores caen en la tentación de ingerirlos en mayor cantidad pensando que no van a engordar. Nada más lejos de la realidad. El motivo: si bien son productos que contienen menos calorías que las versiones no light, no dejan de ser alimentos muy calóricos que debemos consumir con moderación.

Por cada gramo de grasa, las calorías aportadas al organismo son 9.3, independientemente de la forma que se presente el aceite. Es decir, ya sea crudo o frito en exceso engordan.
Lo que es importante saber, desde el punto de vista nutricional, sobre el aceite frito en comparación con el crudo es que no debe elevarse su temperatura más de 170 °C porque puede liberar productos tóxicos y perderse parte de sus nutrientes

Los otros helados, por su alto contenido en grasa y azúcares, no sólo no ayudan a mejorar la digestión, sino que más bien la complican, por su alto contenido en calorías

Seguramente la práctica de sorber los fideos se inició para disfrutar del aroma de la sopa y de sus fideos, porque su fragancia no se siente con la nariz sino con la boca. Para entender esto se explica que:
 La primera olfacción se llama ortonasal (el olor se capta por la nariz al inhalar) y la segunda, retronasal (el olor se nota en la boca al exhalar). 


Por lo tanto el aroma de este plato es demasiado discreto por vía ortonasal, por lo que se disfruta más por vía retronasal. Su olor resulta especialmente difícil de percibir por la nariz cuando se sirve frío , así que la forma correcta de comerlo es sorbiéndolo bien fuerte para embriagarse de su fragancia a través de la boca.




lunes, 8 de octubre de 2018

Cómo se debe tratar el aceite cuando cocinamos


Leí algo muy interesante que quiero compartir con vos sobre los principales errores que cometemos cuando cocinamos con aceite.

Error 1: Echar el aceite después de poner el fuego
Hacerse un lío con el orden de los factores suele ser la primera gran duda que asalta en la cocina. ¿Primero dejo que se caliente la sartén o vierto el aceite antes de encender el fuego? Salgamos de dudas. “Primero hay que echar el aceite en frío y se calienta la sartén lo más rápido posible. Si se hace al revés y el calor del recipiente es muy elevado, el aceite que se vierta después acabará quemándose. Esto con el caso de la fritura”, aclara el nutricionista Juan Revenga.

“Si lo añadimos con la sartén en frío, el aceite se calentará progresivamente a medida que se caliente la sartén y podremos controlar mejor su temperatura. Antes de introducir el alimento conviene esperar a que el aceite esté bien caliente. Pero sin llegar al punto de humeo (alrededor de 200ºC); incluso es mejor quedarse un poco por debajo, a 180ºC, que favorece la formación de una costra exterior en el alimento que impide que se impregne con aceite, con un resultado más crujiente y con menos grasa”, explica Javier Sánchez Perona, investigador del Instituto de la Grasa-CSIC.

Error 2: Dejar humear el aceite
Igual crees que la temperatura de fritura es adecuada cuando el aceite empieza a humear. Craso error. “Cuando el aceite humea significa que ya te has pasado, que se ha quemado. Habría que tirarlo y empezar de nuevo porque se ha corrompido. Nunca debe utilizarse un aceite que ha humeado”, avisa el nutricionista-dietista Juan Revenga.

Error 3: Uso el de girasol porque es más barato
Un litro de aceite de oliva virgen ronda los cuatro o cinco euros y uno de girasol cuesta 1,20 o 1,30 euros. Se trata de una diferencia de precio que a más de uno le parece suficiente como para elegir el más barato si de freír patatas se trata. Sin embargo, indica Mar Luna Villacañas, directora de la Escuela Europea de Cata, pensar que para la fritura debe utilizarse un aceite más barato es todo un mito a desterrar. “El consumo en España no llega a un litro al mes por habitante. ¿Realmente no podemos pagar un buen virgen extra? Al igual que a un guiso le añadimos ingredientes de calidad, en una fritura hay que tener en cuenta que la grasa que utilicemos va a tener consecuencias sobre el sabor y la salud. Si se hace una pequeña cata de los aceites diversos que tengamos en casa, notaremos que hay mucha diferencia. Esa es la misma que sentimos al hacer la fritura con un buen virgen o con un aceite de girasol”.

Error 4: Darle vueltas a las croquetas para que queden fritas
Una regla de oro para la fritura: el alimento debe quedar sumergido en el aceite. “Es un grave error echar poco aceite a la sartén con demasiado alimento. En los filetes empanados, por ejemplo, si el aceite no cubre desde el principio todo el producto, gran parte lo absorberá el pan rallado, la harina y el huevo del empanado, y terminará en contacto el producto sobre la superficie de la sartén, no quedará bien frito y habrá partes carbonizadas. Además, con la humedad de la carne hacia arriba, el rebozado se desprenderá”, describe Juan Revenga.

Y con las croquetas, qué pasa si el aceite no las cubre. El especialista Armando González responde: “Si cocinamos media docena de croquetas con poco aceite a 160ºC, la temperatura del aceite bajará a 90ºC, con lo que se recocerá la croqueta, pero no se freirá. Se empapará de aceite y quedará blanda. Lo correcto es que las croquetas queden sumergidas en el aceite. Así no es necesario dar vueltas”.

Error 5: Reutilizo el aceite siempre que quiero
Una de las grandes dudas: ¿hasta cuántas veces está permitido reutilizar el aceite de la fritura? Hay posiciones bastante contundentes, como la del nutricionista Juan Revenga, autor de Adelgázame, miénteme (Ediciones B): desaconseja reutilizar el aceite de girasol y de maíz, y limita en dos o tres el número máximo de usos del aceite de oliva. “En el caso de aceites de girasol o de maíz, no deben volver a usarse porque su composición alta en ácidos grasos poliinsaturados lleva a que se descompongan muy rápido al elevar la temperatura”.

Hay opiniones más generosas, como la de Sánchez Perona, del Instituto de la Grasa: “Aunque no hay recomendaciones estándar: algunos estudios han mostrado que se pueden alcanzar las 25 frituras en el caso de los aceites de oliva y las 15 en el caso del aceite de girasol. En cualquier caso, el aceite debe desecharse cuando adquiera un color más rojizo, llegue muy rápido al punto de humeo o forme espuma".

Error 6: El sobrante lo echo directamente en un envase
Cuando acaba la fritura, un buen almacenamiento se garantiza filtrando el aceite a través de una malla o un cedazo fino. Se trata de evitar que caigan en el aceite las partículas de la fritura, como harinas, pan rallado u hojas de vegetales. “Después hay que guardarlo en un envase que tenga cierre hermético y que sea opaco, aunque puede ser transparente si lo guardamos en un armario”, señala Revenga.

Error 7: Me han dicho que no lo puedo guardar en la despensa
Recurrir a la despensa o a un armario de la cocina para guardar el sobrante del aceite de la fritura es una opción correcta siempre que quede a salvo de la exposición de la luz y el calor. “Lo óptimo es que esté en una zona donde no incida el sol durante muchas horas, que sea un lugar relativamente fresco y siempre oscuro", indica el nutricionista Revenga. Y cuanto tiempo puede conservarse: "El aceite sobrante de una fritura no más de una semana".

Error 8: Lo que nunca hago es meterlo en la nevera
Otro error común, porque la nevera es una buena opción para guardar el aceite sobrante. Y más duradera que el armario. "Puede conservarse hasta un mes. Una vez se extraiga de la nevera no hay problema de ponerlo directamente en la sartén", apunta Revenga. Y siempre en un envase de cierre hermético.

Error 9: Como es imposible saber la temperatura del aceite lo hago a voleo
Existen trucos para medir la temperatura sin abrasarte. Echa una miga de pan duro o un diente de ajo. Cuando empiece a freírse será la señal de que el aceite está listo. “También se puede emplear un palillo de brocheta de madera de cocina. Cogiéndolo por una esquina, se sumerge y, si vemos que el palo empieza a burbujear, entonces está perfecto, ha alcanzo los 160 ºC o 180ºC. No salpica y no es peligroso”, aconseja Armando González, tecnólogo de alimentos y asesor culinario.

Error 10: Utilizar el aceite de la fritura como una salsa
Muchos lo hacen: aprovechar el aceite sobrante después de la fritura como aderezo para una carne. “Eso no es un proceso de creación culinaria de una salsa. Eso es un aceitazo recalentado que ha podido adquirir ciertos sabores en el momento de la fritura. En algunos pueblos se toma el huevo frito en plato sopero con dos o tres cucharadas de su aceite. Pero eso es una guarrada nutricional, gastronómica y culinaria que no cumple con ningún estándar”, advierte Revenga.

Error 11: Echo una capa de aceite para hacer una tortilla francesa
Hay que tener una cosa clara: cuando hacemos una tortilla francesa no la estamos friendo. “Lo único que se necesita es una sartén antiadherente y echar dos o tres gotas de aceite. La tortilla consiste en un huevo batido a la plancha que se monta sobre sí mismo para formar un paquete, pero no hay fritura. Es distinto del huevo frito, que se sumerge en aceite para freírlo. Luego es indispensable utilizar una buena espumadera para escurrir el aceite residual”, anota Revenga.

Si se trata de una elaboración con carne o pescado a la plancha, tampoco lo confundas con una fritura. En este caso lo mejor es poner un poco de aceite, o incluso nada, y dejar que el recipiente, preferiblemente de hierro, se caliente. “Luego, se pone una lámina de aceite pequeña en un plato y ahí mojo las dos superficies del alimento. Cuando la sartén esté muy caliente, le echa el alimento. Eso es preparar la plancha y no freír”, añade este nutricionista.

Error 12: No espero a que se descongele la carne
Un clásico. Has tenido una mañana ajetreada y has olvidado descongelar la carne para la hora de la comida. Cuando llegas a casa, la sacas del congelador y la echas directamente al aceite caliente. Pues bien: estás haciéndolo muy mal. “En muchos casos, como los calamares o las croquetas, cada fabricante incluye en el paquete el modo de empleo, como indica la legislación. Esos alimentos rebozados preparados pueden freírse directamente sin descongelar, consiguiendo que se forme una costra crujiente y que el producto no se deshidrate. Pero si es un trozo de carne o de pescado, no descongelarlo y echarlo al aceite es un gravísimo error. Una solución es descongelarlo durante cinco o diez minutos en el microondas”, advierte Armando González.

Error 13: Con el de oliva virgen extra se fríe mejor que con el de oliva virgen
Si tu cocina no pretende emular a un restaurante Michelin, no te obsesiones con la categoría "extra". Revenga recalca que el apellido “extra”, una cualidad organoléptica de ciertos aceites vírgenes, no es indispensable en la fritura. “A la hora de freír, salvo que queramos lucirnos, un aceite de oliva virgen suele ser más que suficiente. Las diferencias con un extra son matices que solo pueden identificar los especialistas o los jueces catadores”, añade.

Error 14: Me da igual que el aceite sea vegetal o animal
“El secreto de la vida está en la manteca de cerdo”, confesaba el chef Didier en la comedia Las últimas vacaciones, encarnado por Gérard Depardieu. Aunque en la ficción, la frase tenga gancho, desde el punto de vista nutricional conviene descartar en las frituras debido a sus poco beneficiosos ácidos grasos. “En las cocciones, las grasas animales aguantan bien la temperatura y aportan mucho sabor. Pero las grasas saturadas hay que evitarlas. La manteca de cerdo es una maravilla desde el punto organoléptico para elaboraciones como las pechugas de pollo, friendo un poco la piel. Pero nunca se debe utilizar para la fritura”, señala Armando González.

Error 15: Frío patatas en el aceite del pescado 
No, no y no. El aceite sobrante de freír pescado solo tiene más vidas para volver a freír pescado. Y no muchas, porque deja demasiadas partículas. Nada te impide freír patatas ahí, pero van a saber a calamares. Sin embargo, con el sobrante de freír patatas fritas se puede hacer huevo, y viceversa. Esto es posible porque estos alimentos apenas huelen y no sueltan residuos.

Error 16: Me deshago del aceite por el fregadero
Cuando la vida útil del aceite termina, la despedida nunca debe ser el fregadero ni el desagüe, debido a su impacto medioambiental como potente contaminante. Tampoco vale guardarlo en una botella de plástico vacía con destino al contenedor de basura orgánica. “Estos aceites se deben guardar en envases, que pueden ser de plástico, y deshacerse de ellos mediante los contenedores de aceites usados que algunas organizaciones de recogida ponen a disposición de los ciudadanos. En caso de no existir esta opción se deben depositar en los puntos limpios que todos los municipios tienen”, recuerda Rafael Pico Lapuente, director general de Asociación Española de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva (ASOLIVA).

Error 17: Apago la llama metiendo la sartén debajo del grifo

Imagen relacionada

Si tienes cocina de gas, seguro que alguna vez habrás visto aparecer una llamarada mientras calentabas aceite en la sartén. Aunque te sacuda este pequeño infierno y te haga reaccionar de forma impulsiva, es fundamental guardar la calma y nunca recurrir al agua para apagar el incendio. “Suele ser una causa importante de quemaduras en la cocina. Con gas, es fácil que cuando el aceite muy caliente salpica fuera de la sartén contacte con una llama y se encienda. Si se echa agua, se produce un choque térmico y puede llegar a una pequeña explosión. Lo mejor es apagar el fuego y apartar la sartén. Luego, echar un paño bien escurrido o poner una tapa cuyo diámetro sea mayor que la sartén para impedir la entrada de oxígeno”, aconseja Armando González.




https://elpais.com/elpais/2017/01/24/icon/1485257835_013707.html

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...