Seguidores

lunes, 16 de mayo de 2016

El azúcar: un profundo y antiguo deseo humano



Para entender el efecto que este componente tiene sobre nuestro cuerpo, hay que tener en cuenta varios factores. Por un lado hay una conexión a nivel genético y de nuestro ADN. Estamos programados para obtener la energía del azúcar, el problema es que nunca se tomó en cuenta a los azúcares procesados.

Aquellos que se alimentaban de dulces sobrevivían porque ingerían alimentos que eran más eficientes en cuanto a provisión energética: frutas y vegetales, cuya azúcar era metabolizada lentamente y no resulta tóxica. Según define Daniel Lieberman, biólogo de la Universidad de Harvard: "El azúcar es un profundo y antiguo deseo humano".

A su vez, como el azúcar está en todo tipo de alimentos -o no- es importante entender qué le pasa al cerebro al consumirla. Cuando comemos dulces se activan los centros de recompensa de nuestra corteza cerebral; son los que se estimulan cuando hacemos algo que nos reconforta y da placer, entre ellas la socialización, el sexo o las drogas, y generan cierta necesidad a repetir. La dopamina es liberada por la ingesta de azúcar, y aunque no de la manera en que ocurre con sustancias adictivas como la nicotina, el alcohol o la heroína, lo que sucede es que no genera satisfacción, siempre se quiere más. Pero, claro, al abusar de ciertos hábitos se genera una serie de desperfectos en el organismo cuyos efectos colaterales son el deseo constante, la adicción o el aumento de la tolerancia al azúcar, en nuestro caso.

Origen y tipos

El gran problema no son los azúcares naturales, es decir, los contenidos en las frutas y verduras y otros alimentos, sino los agregados. Se utiliza la palabra azúcar para hablar genéricamente de los carbohidratos, que son un grupo más extenso de sustancias presentes en alimentos y bebidas, y que incluye la glucosa, la fructosa, la sacarosa, la lactosa, la dextrosa, el almidón, y también los endemoniados jarabes de maíz de alta fructosa, los jugos frutales, el azúcar crudo y la miel. Por lo general, lo que nosotros llamamos azúcar suele ser sacarosa, que tiene 50% de glucosa y 50% de fructosa.

Pero ojo que no todos los azúcares son iguales, e incluso hay quienes postulan que algunos son más sanos que otros. Si bien hay un diferencia entre los componentes o procesos a los que se someten cierto tipo de azúcares, una cosa es la refinada y otra la orgánica. Muchos médicos desaconsejan pensar en términos de que una sea más saludable que otra. ¿Por qué? Porque la idea es limitar la ingesta total de azúcares agregados, más allá del tipo que sea. Claro que si no vas a poder bajar el consumo siempre es recomendable que elijas la menos dañina: azúcar orgánica, azúcares sin refinar o miel orgánica.


Pero entonces, ¿qué le sucede a nuestro organismo cuando reemplazamos carbohidratos de consumo regular, como una rodaja de pan o una porción de pastas, con gaseosas o bebidas con alto contenido de fructosa? El jarabe de maíz de alta fructosa es la cuestión o lo que se cuestiona.

A saber, hay que destacar que el proceso por el cual se metabolizan ambas sustancias es diferente. La glucosa se digiere de forma lenta ya que las enzimas de nuestro cuerpo se toman su tiempo procesándola. Primero va al hígado y, si tiene la suficiente energía, pasa sin dificultad y luego llega al resto del organismo.

Ahora, la fructosa es diferente, ya que en el hígado hay una enzima que está siempre alerta para captar toda la fructosa que puede, incluso si el hígado ya tiene suficiente energía. Esto deviene en que se transporte muy poca fructosa al resto del cuerpo y produzca una sobredosis en este órgano, y así empiezan a aumentar los niveles de grasa hepática. Y provoca mayores niveles de triglicéridos y colesterol (factores de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares), y dificulta la producción de insulina aumentando el riesgo de diabetes.


De este modo se genera un círculo vicioso difícil de romper, ya que cuando no hay suficiente insulina se produce más fructosa que se convierte en grasa y así sucesivamente. Tené en cuenta todo esto y el trabajo extra que tiene que hacer el organismo, la próxima vez que le des un sorbo a esa gaseosa





http://www.lanacion.com.ar/1888960-azucar-un-enemigo-sweet

17 comentarios:

  1. Nunca te acostarás sin saber una cosa más...Gracias por la información... Besines!!

    ResponderEliminar
  2. Un placer descubrirte y leerte
    Aprender a diario es maravilloso
    gracias por compartir conocimientos

    ResponderEliminar
  3. XD, con lo golosa que soy yo.
    Buen fin de semana, bss.

    ResponderEliminar
  4. Algo había leído de eso, gracias por la información NOrma.

    Buen finde =)))

    ResponderEliminar
  5. Soy adicta a los dulces, ahora lo comprendo un poco mejor ;)
    Bsos

    ResponderEliminar
  6. Ay Dios! y últimamente me ha dado por comer "cosas dulces". Tendré en cuenta esta información.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Está claro que a nadie le amarga un dulce, todo con moderación , en casa no somos de tomar dulces, sólo algún postre casero de vez en cuando . Bueno es saber todo lo que nos cuentas!!un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El dulce es mi vicio! gracias por la informacion.Lo tendre muy encuenta.besicoss.

    ResponderEliminar
  9. Que interesante¡¡¡ hay que tener cuidado, creo que tomamos mucho dulce, pero esta tan bueno¡¡¡¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado tu informacion y tomo buena nota.

    ResponderEliminar
  11. Pues sí que es buena información Norma, con lo golosa que soy yo... Tendré que moderarme un poquino. Saludos

    ResponderEliminar
  12. A mí me encanta lo dulce y ello meo todo lo que tenga azúcar, tu información es muy util, desde luego voy a tener que controlar un poco más, siempre es bueno estar bien informada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante como siempre, Norma. Hay que tener mucho cuidado con el azúcar. Un besote

    ResponderEliminar
  14. Siempre maravillosa. Mi recurso cada vez!! <3 Interesante.. por mi en particular porque con la depresion trato de buscar algo de dulce a menudo.. ahiii.. :) Un beso estrella! Con amor!

    ResponderEliminar
  15. Nosotros en casa azúcar moreno y miel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. no puedo negarlo, somos una familia de supergolosos. Me da igual azúcar, azúcar moreno, miel, sacarina, sorbitol...

    ResponderEliminar
  17. Hola, me encanta esta entrada y su blog me quedo aquí en su blog. Le invito a que pase y siga mi blog: http://mibonitolugar.blogspot.com.es/ Y que siga mi blog en Facebook en este enlace: https://www.facebook.com/Disfruta-conmigo-cocinando-682406015128020/ Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...