Seguidores

miércoles, 23 de abril de 2014

El cerebro y los sabores



 ¿Por qué todo sabe mejor cuando estamos a dieta?
 El sabor, es probablemente el más esquivo de los caballeros. Ya han demostrado que el sabor de las cosas no dependerá solo de lo que decidan la lengua y su compañera la nariz. Los otros tres sentidos están íntimamente involucrados en el sabor real de las cosas y bastantes estudios prueban que el sonido del entorno (por ejemplo que “suene” la bolsita del cereal al abrirlo) 
Hasta ahora nos habíamos mantenido en el terreno seguro de lo que se toca, se ve, se huele, se saborea y se oye. Pero recientemente ha salido a relucir un nuevo factor, absolutamente intangible, para complicar la fórmula. Estudios del departamento de psicología de la Universidad de Harvard han determinado que los rituales a la hora de comer cambian la percepción del sabor en los comensales  sabe más sabrosa una torta de cumpleaños si primero cantamos el cumpleaños feliz.
 Ante el envejecimiento de la población de mayor poder adquisitivo hay una tendencia a diseñar empaques fáciles de abrir (se sabe que la gente le huye a marcas que son incómodas de manipular), pero un estudio como el citado de Harvard puede llevar a diseños de empaque en donde exista una dificultad planificada para hacer que la comida sepa sabor. Muchas veces la espera y anticipación actúan con tanta fuerza como lo haría contar una historia. No es lo mismo un bombón de chocolate fácil de desenvolver, a ese mismo bombón con una cobertura levemente difícil de abrir.
Comienza a abrirse esa caja de pandora que es el cerebro a estudios que tienen que ver con el sabor. No solo de rituales e historias estamos hablando. Igualmente, en el mundo del mercadeo viene entendiéndose el rol de nuestras propias ansiedades (culpas y deseos) como actor determinante a la hora de cambiarle el sabor a la comida. Como bien han anotado por allí, cuando tenemos hambre todo sabe mejor. Nada más poderoso que una expectativa..El caso es que la investigadora Kelly Goldsmith oyó en un gimnasio como una muchacha exclamaba, no sin cierto grado de frustración, “¡Dios!, ¿Por qué todo tiene que saber mejor cuando estamos a dieta?”; y ello la llevó a pensar en el rol de la culpa a la hora de determinar el sabor. La culpa muchas veces produce placer (no es casual la tan común frase “placeres culposos”) y ese placer hace que lo que se come sepa mucho mejor. Así lo determinaron unos inteligentes estudios que hicieron con grupos de personas previamente marcadas con palabras que inducían a la culpa, versus otros grupos a los que se marcaban con palabras inocuas. Los estudios de Goldsmith están teniendo consecuencias importantes en el mundo del mercadeo al contradecir una de las máximas de la publicidad como es no inducir negatividad. Por lo visto, si una publicidad gastronómica dosifica inteligentemente un poco de culpa, en lugar de ser un factor contraproducente terminará por hacer que el cliente sienta más placer (y por lo tanto le sepa mejor) al comer el producto.
La próxima vez que abras un producto y te encuentres con que tiene un lacito incómodo que retarda la apertura y la caja dice algo como “para quienes de vez en cuando cruzan la línea”, sabé que estás siendo conejillo de india de gente que nos viene estudiando hace rato.
Los tiempos en los que fuego, receta y olla lo eran todo van quedando atrás. Crecí oyendo sobre los cuatro sabores (dulce, amargo, salado y agrio) y bastante dibujé en primaria la lengua con sus partesPero por lo visto, pareciera que pronto tendremos que hablar de un nuevo sabor… el sabor cerebro.




33 comentarios:

  1. Que curioso e interesante todo lo que nos cuentas Norma...siempre es un placer venir a tu blog!!
    Ya vi lo del jarabe de arce y me pareció una pasada, una entrad preciosa.
    Besitos guapa y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. una muy buena e interesante entrada!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya hace tiempo que viene hablándose del poder de la mente en todos los ámbitos de la vida, así que a la hora de comer, como no podía ser de otra manera, también es reina y señora o eso dicen los que parecen saber más.
    Yo, de momento, me como la torta de cumpleaños y la saboreo igual me canten o no cumpleaños feliz,ja,ja,ja
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ains,,,, solo me falta a mi la anticipación al placer de comer.... somos todo un misterio muy influenciable,... jejejejeje

    Besitos

    Youtube: Monica-Saboreando las estrellas

    Blog: Saboreando las estrellas

    ResponderEliminar
  5. Madre mía que post mas interesante, me encanta!!!!!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante lo que nos has relatado, me gusta mucho Norma.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante!
    Será por eso que los chocolatines, que no tienen el mejor chocolate, tienen envases tan tan pegaditos que hacen desear a los niños?
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  8. Qué curiosa información nos traes hoy, Norma, ahora miraré con sospecha algunas cosas :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Mi cerebro gustó mucho de la foto de los chocolates, jejeje...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Que entrada tan interesante,muy bien explicado besos

    ResponderEliminar
  11. Solo me faltan los rituales para encontrar mas sabor a todos lo que se me presenta por delante, tan solo ver la foto con los chocolates se me ha abierto el apetito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo también pertenezco a la generación de esos sabores, así los estudié y de la misma manera los recuerdo, pero tu información me hará pensar y tendré que ir evolucionando.
    No se me olvidará lo del SABOR CEREBRO.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Una curiosa entrada, pero yo si me quedo con ganas de bombones¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  14. Contigo siempre se aprenden cosas nuevas. Muchas gracias por la información, muy interesante. Besos

    ResponderEliminar
  15. Super interesante el poder de la mente, me encanta lo que nos has contado, tus entradas son siempre una maravillosa información.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. sabes ahora que todas nos ponemos a dieta por, bodas, comuniones,o biquinis, me he dado cuenta que para muchas dietas te madan las gelatinas de postre ya que las hay sin azucar , te deja la boca dulce y asi no tienes mono de azucar. muy interesante tu entrada
    besss

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante, para recordar
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Siempre aprendo mucho cuando leo tus entradas!!! Y todas son muy interesantes. Gracias por compartir tanta información.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. ¡Deliciosa nota amiga mía! Mirá que tiene vueltas el cerebro humano!!!! Ja...ja...ja...
    Yo solo puedo decir que hace rato dejé de sentirme culpable de comer un chocolate cuando me da la gana, así que por ahí no me van a correr!!! Ja...ja...ja...
    Ahora mismo como estoy solita, me voy a ir a preparar un arroz con leche como el que contaste que hacés vos y que me queda riquísimo, aunque esté mal que lo diga... Solo a mí me gusta en esta familia.
    Besos... muy buena la información!

    ResponderEliminar
  20. Muy, muy interesante!!!
    Gracias y un beso!!!

    ResponderEliminar
  21. Desde luego muy curioso e interesante. ¡¡Y cuánta verdad!! Lo que nos hace sentir "culpable", lo "prohibido" es lo que más nos atrae. Un besote

    ResponderEliminar
  22. El cerebro nos juega muy malas pasadas sobre todo cuando se está a dieta, cuando estás enfermo o cuando estás fuera de tu casa durante mucho tiempo. El ser humano es inconformista por naturaleza, nunca estamos del todo satisfechos y siempre echamos de menos lo que ya no tenemos o hemos perdido, o sea, que estamos apañados, jajaja. Muy interesante tu post de hoy, desde luego!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  23. Promete estar muy pero que muy rico ! Besos

    ResponderEliminar
  24. que interesante, me encantan las entradas informativas

    ResponderEliminar
  25. Lo prohibido es lo que nos llama, aun que despues nos arrepentimos... Me gusta tu entrada!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Muy buen post y muy acertado. Me ha gustado mucho el blog así que me quedo por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. O sea que la culpa lejos de crearnos ansiedad, nos ayuda a disfrutar del placer de la comida. Sin duda el cerebro es un mundo por descubrir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. uinsss chiquilla si yo te dijera lo que ha dicho mi mente al ver la imagen que muestras....(con taco incluido jajaja)
    Te coy a decir una cosa....desde que dejé de fumar, mi mente solo me dice 'eso no niña, que estás que te sales', pero yo no hago mucho caso....porque...madre mía que bueno que está todo ahora....
    Besossss

    ResponderEliminar
  29. Mi ilustrativo tu post, te devuelvo tu visita y de paso me quedo por aquí para aprender muchas cosas, un cariñoso saludo desde mi cocinaconvistas.

    ResponderEliminar
  30. Norma muchas gracias por visitar nuestro blog y por darnos a conocer este tuyo. Me parece muy interesante lo que nos cuentas en este post y voy a seguir echando un ojo a tu blog, pero de momento ya me tienes como seguidora.
    Bss
    ¡¡Mmm qué delicia!!
    Facebook ¡¡Mmm qué delicia!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...