Seguidores

martes, 19 de febrero de 2013

Leche sí- leche no



La respuesta a si los niños de cualquier edad deben tomar leche de vaca depende de la cultura, de la familia y del propio niño. La Comisión de Médicos para una Medicina Responsable de Estados Unidos, dirigida por el doctor Neal Barnard, advierte contra la costumbre prácticamente universal de dar leche de vaca pasteurizada y homogeneizada a los niños, por cuanto se asocia a diabetes juvenil, alergias y tendencia a la mucosidad. Frank Oski, uno de los médicos de este grupo y autor de Don't Drink Your Milk («No te bebas la leche»), observa que en muchas culturas, normalmente a la edad del destete, se pierde el enzima de la lactasa, que ayuda a digerir la lactosa, o azúcar de la leche. Como consecuencia, las personas de ascendencia asiática, africana, malasia, filipina y los descendientes de los indios americanos suelen ser intolerantes a la lactosa y reaccionan a los productos lácteos con trastornos digestivos.
Como todos sabemos, las hembras de los mamíferos producen leche para alimentar a sus crías hasta que éstas puedan ingerir otros alimentos. Por lo tanto, la leche es el alimento perfecto para los bebés. Posteriormente, en todos los mamíferos, las crías son destetadas a la edad pertinente y no vuelven a tomar leche en su vida adulta. La excepción son algunos grupos de humanos, como los hindúes, los europeos y sus descendientes americanos, que pasan a consumir leche de vaca y de otros animales durante toda la vida. De Europa se exportó el consumo de leche y sus derivados a Estados Unidos, donde la industria la ha promocionado sin descanso. En cambio, un considerable número de culturas tradicionales del mundo no bebe leche: casi toda la población de Asia y África.


¿Qué papel ejerce como alimento?
La realidad es que la leche es un alimento completo: tiene la capacidad de alimentar a una cría completamente hasta que está preparada para ingerir otros nutrientes. Por eso, teóricamente no se necesita complementar la dieta con ningún otro alimento cuando se consume leche materna. Obviamente, no podemos nutrir a los niños en etapa de crecimiento con sólo este alimento. Pero añadir leche a una dieta que ya es equilibrada puede ser una sobrecarga. Yo tengo una teoría: el niño que bebe leche o come quesos y helados no suele tener apetito para tomar otros alimentos. Muchos padres se quejan de que a sus hijos no les gusta la verdura y, por eso, al menos intentan darles leche. Pero a los niños no les gustan las verduras precisamente porque toman productos lácteos. En realidad están haciendo una elección nutritiva muy racional, porque la leche son las verduras «pasadas» por la vaca. ¿Para qué tomarlas dos veces? He observado que los niños que no ingieren habitualmente productos lácteos suelen comer verduras con normalidad.
Pasteurización
La leche es estéril de forma natural cuando sale del pezón, pero en cuanto entra en contacto con el aire, las bacterias empiezan a propagarse rápidamente. La leche de vaca está pasteurizada, un proceso que mata las bacterias presentes hasta ese momento; lo que solemos olvidar es que todas esas bacterias siguen flotando en la leche y que nuevas bacterias vivas siguen proliferando poco después.
La pasteurización también destruye hasta un 50 % de la vitamina C presente en la leche. La homogeneización rompe los glóbulos grasos de la leche de modo que la grasa se extiende a todas partes: este proceso se ha asociado al endurecimiento de las arterias, un problema que en algunos casos empieza en el momento del nacimiento.
En España ahora se empiezan a añadir vitaminas a la leche (en Estados Unidos esta adición es sistemática). Las vitaminas A y D que se le añaden pueden causar los problemas asociados a la hipervitaminosis, ya que estas dos vitaminas solubles en grasa producen reacciones tóxicas cuando se ingieren en exceso. En realidad, la vitamina D favorece la calcificación y, en la leche, puede causar un grave daño en los riñones. Se han publicado centenares de artículos científicos demostrando los efectos perjudiciales de añadir vitamina D a la leche; entre estos efectos están las piedras de riñón y los cálculos urinarios, la hipercolesterolemia y el daño ocular.

¿Qué problemas tiene la leche?
La hipercalcemia idiopática de los niños -una enfermedad que apareció en los años cincuenta, precisamente cuando la leche empezó a enriquecerse con ergosterol irradiado- se caracteriza por niveles extremadamente altos de calcio en sangre, acompañados a menudo por un aumento de los niveles de colesterol en sangre. Sus consecuencias pueden incidir en retrasos mentales debidos a un desarrollo anormal de los huesos de la cabeza y de la cara; daños cardiacos y circulatorios irreversibles debido a la deposición de materia ósea en estos tejidos, y arteriosclerosis de la infancia, que puede comportar retraso mental de ligero a grave en etapas posteriores de la vida. Existen diversos documentos que prueban que esta enfermedad puede desarrollarse en el útero debido al suplemento materno con D-2.
Todos estos problemas hace años que se conocen, pero seguimos administrando esta sustancia a nuestros niños en un alimento que de forma natural no lo contiene en tanta cantidad. Un estudio del New England Journal of Medicine, que investigaba ocho casos de intoxicación por vitamina D en niños, estudió la leche de un productor y descubrió que la cantidad de vitamina D que contenía variaba «desde cantidades indetectables a 232,565 UI por litro». La dosis recomendada es de 400 UI por día, que es la cantidad permitida por litro. Otro estudio publicado en el mismo número de esa revista descubrió que siete de cada diez muestras de leche de fórmula infantil contenían más del 200% de la cantidad de vitamina D añadida declarada en la etiqueta; la muestra con la concentración más alta contenía el 419% de la cantidad etiquetada.
Las alergias a la leche -y sus productos derivados, aunque en menor medida- son muy habituales y comportan a menudo fatiga o problemas de comportamiento. El consumo de lácteos está relacionado con las mucosidades, los resfriados frecuentes, la bronquitis, las infecciones del oído, el exceso de peso, los trastornos digestivos e intestinales y las erupciones cutáneas. Además, empeora el asma y los trastornos respiratorios. La culpable de todo esto no es la grasa sino la proteína, así que los productos bajos en grasas o desnatados no son mucho mejores.
¿De dónde tomamos el calcio?
La respuesta a esta pregunta es bastante sencilla: del mismo lugar que las vacas, los caballos y los elefantes, que lo encuentran en el reino vegetal. Las verduras de hoja verde son una fuente excelente de calcio. Las recomendaciones diarias de calcio son de 800 mg para los adultos, aunque la Organización Mundial de la Salud considera que las poblaciones con niveles de ingesta de calcio de 400 mg por día no tienen deficiencias de este mineral, siempre que lo extraigan de fuentes animales y vegetales naturales. Otra fuente dietética de calcio, así como de otros minerales, son las féculas, los frutos secos, las verduras marinas y las semillas de sésamo. Si no se quieren eliminar de la dieta todos los lácteos, el consumo de queso y yogur asegura un aporte completo de calcio y suelen digerirse con más facilidad.
Los no vegetarianos pueden extraer el calcio del pescado, con espinas y todo, como sardinas y eperlanos y cangrejos de caparazón blando. Los caldos preparados con huesos y un poco de vinagre o vino (que extrae el calcio de esos huesos), son también una fuente tradicional de calcio.

LA LECHE DE VACA


Hoy día casi toda la teche se extrae de las vacas, que producen leche, con la ayuda de hormonas, mucho después de que la necesiten para sus terneros. A las vacas se les da alimentos elaborados comercialmente que pueden incluir heno, cereales, cartón y virutas de madera; se les administra antibióticos de forma regular y a menudo están enfermas y poco en forma. La inyección de la Hormona de Crecimiento Bovino (elaborada genéticamente y combinada) sirve para incrementar la producción de teche de las vacas lecheras en un 15 a 25%. Esto es bueno para los granjeros pero malo para las vacas que, drogadas, son más propensas a las infecciones. Éstas se tratan con una gran cantidad de antibióticos, que se abren camino hasta la leche. No se sabe todavía si la leche de vacas tratadas con la hormona del crecimiento es buena para las personas, pero con seguridad no será mejor de lo que es ahora.
ALTERNATIVAS AL CALCIO DE LA LECHE
Para alimentarse bien sin productos lácteos, es bueno añadir perejil fresco y cortado a uno de los platos de cada comida; se debe incluir siempre algún vegetal de hoja verde oscura como brécol, col rizada, hojas de mostaza, otras variedades de col, acelgas o berros; tomar legumbres regularmente, los no vegetarianos incluir huesos de pollo, ternera o pescado en los caldos; añadir verduras marinas, como el kombu, a la sopa o el caldo; y espolvorear semillas de sésamo molido y asado sobre los platos de arroz o cebada, un condimento que es una gran fuente de calcio. Los niños pueden comer tanto como quieran.

Como siempre está en vos sacar conclusiones.



http://www.oocities.org/vegania/noleche/colbin.html

45 comentarios:

  1. A mi siempre me ha gustado mucho la leche. Es una de mis bebidas favoritas, pero como se oye que no es muy buena, hace tiempo que la sustituí por la de soja, pero últimamente también oigo que no es tan saludable como se decía antes. Me gustaría que hablases un día sobre el tema. Estoy hecha un lío. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu entrada de hoy, es un tema realmente apasionante, leche sí, leche no.

    Mis hijos la han tomado por falta de información por parte de todo el mundo.

    Ahora llevamos ya un par de años en las que casi hemos dejado de tomarla. Digo casi porque de vez en cuando alguien se toma un descafeinado con leche.

    Cierto es que la gente mayor que toda la vida ha tomado leche no deja de hacerlo practicamentre en su vida.

    Muchas gracias por la información tan interesante.

    ResponderEliminar
  3. Sin realmente no sabía nada! Yo creía q era por la grasa por lo q me pase a la leche desnatada y ahora me dices q no, Nose q pensar a mi me gusta la leche y tener q sustituiría por la de soja q sabe fatal Nose ayyy ya tengo bastante con la celiaquia jajaja

    ResponderEliminar
  4. En casa se suele discutir mucho al respecto , mi hermana pequeña siempre ha sostenido que la leche de vaca es para los terneros

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante entrada sobre todo para alguien que como yo... no puedo ni sentirle el olor.
    Pero a diferencia de la leche me como todo lo que sea verde.
    Cosas que solo el sabio organismo personal opta!
    Bss amiga.

    ResponderEliminar
  6. Que risorsa eres, como siempre.. dulce amiga mia! Interesante y precioso, he leido con mucha atention! :D Gracias.. un beso y un abrazo para un dia feliz!

    ResponderEliminar
  7. SI DICEN QUE LA LECHE ES MALA....Y ES CIERTO
    YO TOMO UNA CON OMEGA 3...PERO ES DESNATADA Y NO SE CUANTA AGUA TENDRA...
    ME HACE MAL LOS CONSERVANTES QUE LE AÑADEN ASI QUE SOLO ESTA ME SIENTA BIEN.
    Y TOMO YOGURES 2 DIARIOS.
    PERO EL CAFE CON LECHE DE LA MAÑANA.............ES UNICO.
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  8. Donde yo vivo la gran mayoria no respeta a los naturopatas, no los consideran medicos, así que les hechan la culpa a ellos de que han inventado que la leche es mala para q la consumamos de soja o cualquier otro producto que vendan es sus tiendas...yo la verdad prefiero tomarme una infusión ;) jejeje un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Querida Norma, yo no podria vivir sin los productos lacteos, me encantan! Ademas, estuve hasta los 5 años que solo tomaba leche porque no me gustaba otra cosa, y ahora leyendo tu post ya se porque jeje. Bueno, ahora me bebo un vaso de leche todas las mañanas y no creo que vaya a dejar esa costumbre. Un beso guapa :)

    ResponderEliminar
  10. Como siempre muy interesante y didactico Norma, por cierto a mi ultimamente me sientan fatal los lacteos, en particuar el yogur, no se por que será pero antes no me pasaba. Besos

    ResponderEliminar
  11. Un buen articulo, algo habia leido
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un artículo de lo más interesante! (y también algo polémico). Unos defienden tanto el consumo de leche como algo imprescindible de nuestra dieta y otros la atacan por ser antinatural...

    Por lo menos me he quedado más tranquila porque soy intolerante a la lactosa y apenas tomo lácteos. Siempre ando preocupada por la osteoporosis... Lo que hay que comer es más verduras!!

    http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  13. Norma: enhorabuena. Qué maravilloso y completísimo artículo. Muy bien explicado, abarcando todas las facetas y muy objetivo.
    No sabía que el vino ayuda a extraer el calcio de los huesos en el caldo aunque a veces lo pongo pero por costumbre y no por saber la razón.
    Un beso y muchas gracias por tan buena información.

    ResponderEliminar
  14. ¡Muy completo el post, como siempre!
    Yo le doy a la leche un SÍ rotundo.
    Un besote

    ResponderEliminar
  15. Hola Norma, ya había escuchado algo de esto pero yo personalmente no voy a dejar nunca de tomar leche porque me encanta!!

    Por la mañana me tomo dos colacaos, un par de yogures al día caen seguro y soy completamente adicta al queso. Además me encanta tomarme un buen tazón de cereales con mucha leche.

    Ya ves, toda mi vida he tomado muchísima leche y yo particularmente no he tenido ningún problema alérgico, ni tengo colesterol, ni nada que me lleve a dejarla.

    Muchas gracias por la información de todas formas!

    Bsos!

    ResponderEliminar
  16. Como siempre una entrada más que interesante. No conocía ni la mitad de las cosas que se dicen de la leche.
    En mi casa somos de beber mucha, pero que mucha leche. De momento no creo que dejemos esta costumbre, no muy sana por lo que he leído, pero es que nos encanta.
    Sí que tengo que decir que también comemos bastante verdura, no sé si eso compensará, jejeje.
    Me encanta leerte, aunque me haces pensar mucho, jajaja.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Mi hija pequeña tiene intolerancia a la leche, y el médico me dijo lo mismo que tu pones en esta entrada, que una vez que destetamos a nuestros niños no es inprescindible la leche, se suplen sus nutrientes con otros alimentos, que no había ningún problema.
    Besos y gracias por la información.

    ResponderEliminar
  18. Todo e¡n su justa medida y adaptada a la edad. Tomar leche en si mismo no dice nada. La puedo tomar por litros o medio vaso. Conozco mucha gente que le sienta mal. En fin buena entrada y que cada cual se la aplique.
    Bss

    ResponderEliminar
  19. Me has dejado helada!!!no pensaba en la gran cantidad de "complementos" que dan a las vacas para que produzcan mas leche. Tomo poca, pero voy a reducir la cantidad, aumentaré la cantidad de verduras, que afortunadamente me gustan. Besos

    ResponderEliminar
  20. Muy interesante todas las explicaciones de las que han complementado mis conocimientos.
    Suelo tomar dos vasos de leche al día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Norma, primero gracias por tus palabras en mi blog, me ha encantado esta entrada tan completa sobre la leche, yo hace bastante tiempo que no la tomo, la sustituí por leche de soja y la verdad que para mi estómago mucho mejor, la de vaca no se me agriaba..se me ponía amarga y no podía soportarla, así que hice el cambio y hasta hoy mucho mejor. Besitos y gracias por tus informaciones.

    ResponderEliminar
  22. para una de las pocas bebidas que no es agua que tomo no me lo quito, ademas si un niño no toma verdura tambien puede ser por otras causas no por tomar leche

    ResponderEliminar
  23. No sé, pero lo que es yo ahorita me preparo una taza de café con leche descremada. Me provocó... peeero eso sí, un niño no debe crecer sin leche. No que no...

    Beso!

    ResponderEliminar
  24. A mi no me gusta nadita. No soy capaz de beberla, sólo con cola cao y muy oscuro. A mi chico le gusta la de vaca, vaca, no del cartón. Un besiño.

    ResponderEliminar
  25. Yo recuerdo de pequeño, cuando iba a buscar leche a la vaquería, siempre llegaba menos cantidad a casa..jeje, y sin cocer.
    ahora bebo poca como mucho medio vaso...

    ResponderEliminar
  26. Me gusta la leche y en general todos los productos lácteos y no me gusta la verdura. Que pena la mía!!
    Bsos

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola Norma!
    Gracias por traernos siempre temas tan interesantes.
    No entiendo esa nueva, o no tan nueva según que paises, de incorporar complementos a la leche...sobre todo, calcio, tan malo es no tomar calcio como tomarlo en exceso.
    Lo de la hoja verde ya me lo comentó una doctora naturopata, hoja verde...cuanto más verde mejor y preferir la leche de cabra mejor que la de vaca porque es más tolerable para los humanos.
    En fin...podria pasar sin leche pero no sin sus derivados...en mi caso...el queso ¡me encanta!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  28. Muerta/matá...así es como me he quedao....pero vaya, que no te apures porque esto me pasa varias veces al día.
    A mi la leche no me gusta. La he tomado en los embarazos porque me lo ha recomendado el gine, pero vamos...como me pillaban en verano, los embarazos digo, me tomaba la leche fría y sin respirar....pero sí que les he dado mucha a mis hijas....Yo ahora con un par de densias, me apaño...pero te diré que en casa se compran 40 cartones de leche de litro y medio, cada 15 ó 20 días y de yogures 50 todas las semanas, aparte de algunas natillas y postres lácteos, según el capricho.....así que lo veo complicado lo de cambiar....

    ResponderEliminar
  29. ¡Muchas gracias por traernos estas entradas. Muy buena!. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  30. He visto tu comentario en el blog de Chelo y he venido para decirte que he puesto una breve entrada sobre Alcalá la Real. Un precioso pueblo que merece ser visitado.
    Saludos desde Tijerasdepapel.

    ResponderEliminar
  31. Según nos hacemos mayores la mayoría vamos tomando menos leche, a mi personalmente no me gusta pero mi hijo se toma la de toda la familia.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Hay tantas voces contra la leche como voces a favor
    Depende de la formación y elección de cada uno
    Siguiendo los consejos medicos mis retoños han tomado leche siempre, primero la mis y luego la de vaca
    Todos son saludables
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Muy interesante el articulo. Aquí en España hace ya muchísimos años que llegaba a la consulta una revista que se llama Discovery y en ella leí un articulo relacionado con el consumo de leche en los adultos, que era muy mala consumirla después del destete.
    A mi siempre me gusto la leche, mi padre a veces le decia a mi madre que cuando me casara me iban a tener que poner una vaca en el ajuar, así es que figúrate.
    Pero después de leer aquello e informarme mas ampliamente deje de consumir leche, pero sigo con yogures y quesos que me vuelven loca.
    Lo único es que la cambie por la leche de soja, que parece que antes era muy buena y ahora también es mala para la salud.
    En fin que nos van a volver locos y al final te das cuenta que lo único que prima son los intereses comerciales de unos y otros, sin importarles para nada la salud de la población.

    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Me gusta mucho tu blog de nutrición, me quedo por aquí para no perderme tus artículos, este de la leche me parece de lo mas interesante, un besote.

    ResponderEliminar
  35. Muy interesante querida Norma. A mí la leche no me ha gustado nunca demasiado y tomo muy poca. Si analizáramos un poco acabaríamos alimentándonos totalmente diferente. Gracias por toda tu información. un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Fíjate que siempre lo digo cuando la gente discute sobre la necesidad o no de tomar leche. Mi respuesta es que el hombre es el único mamífero que sigue tomando leche después del destete y que yo aún no me he encontrado a ninguno que tome Calcio20, jeje
    En serio, a veces me preocupa que mi nena no tome leche, pero ahora al leer este artículo me quedo más tranquila, que verduras sí que come muchísimas
    Besitos

    ResponderEliminar
  37. creo que el organismo se regula solo -claro, cuando los excesos de los elementos químicos no lleguen a porcentajes siderales-, y elimina los residuos de manera natural, porque sino, habría que imaginarse la pandemia que se tendría de la cantidad de enfermos por el consumo de leche que es a nivel mundial.
    un beso

    ResponderEliminar
  38. Hola Norma, muy completo tu informe. Ahora somos muchos, me incluyo, los que carecemos de la enzima que actúa sobre la lactosa, eso impide el consumo de muchos lácteos incluido los quesos blandos. Agradezco la empresa productora de leche parcialmente deslactosada que nos permite agregar a comidas, también consumirla fresca si se desea.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  39. No sabía eso!!! Yo tomo muy poca, sólo deslactosada, pero esto no lo sabía, gracias!!!!!!!!!!!
    Besote
    Roos

    ResponderEliminar
  40. Norma, como siempre, un fantástico post.
    Es cierto que los pueblos asiáticos no consumen leche cuando ya son mayorcitos. ¿¿¿De dónde saldría la costumbre de beber leche a todas horas y a cualquier edad???
    Sólo los humanos la tomamos durante toda nuestra vida. El resto de mamíferos se crían con leche materna y después pasan a comidad de adultos según su especie.
    Sea o no beneficioso, a mi me gusta la leche y sobre todo sus derivados.
    El queso de oveja curado es RIQUÍSISMO!!! y el fresco de vaca ¡¡¡ME ENCANTA!!!

    Un abrazo desde EL TERRAO.

    ResponderEliminar
  41. Yo soy de las de "leche no". Pero simplemente por escuchar a mi cuerpo. Cada vez que tomo leche me duele la panza, me da gases, no sé, no me cae bien, y por ello hace años que no tomo leche. Y también pienso que el calcio que necesitamos está en las verduras de hojas verdes, semillas (semillas de sésamo por ejemplo), nueces, almendras y frutos secos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Un artículo muy interesante.

    Hace años que se viene discutiendo sobre el tema de la necesidad o no de seguir tomando leche, más allá de la época de lactancia. Hay tantos detractores como afines.

    En mi casa tomamos leche desnatada, yogures y/o quesos a diario. A día de hoy no nos ha creado ningún problema.

    Un beso

    ResponderEliminar
  43. ¡Madre mía! y yo tomo dos vasos de leche al día y mi hija también.
    bs

    ResponderEliminar
  44. Te diré que durante mi infancia no comía leche, me era imposible desayunar antes de ir al colegio, pero hoy en día sí la bebo. Debe ser que yo soy al revés. He leído algunas teoría acerca de que no es necesaria en la edad adulta, pero yo creo que todo con moderación es bueno, no hay por qué suprimir.

    ResponderEliminar
  45. Que buen artículo, gran polémica la de la leche. Pues fíjate que yo he sustituido la toma de leche por bebida de soja, me la recomendó una amiga y la verdad que además de que me gusta el sabor, me esta reportando beneficios para el estómago ya que no me lo noto tan pesado.
    Sería fantástico un artículo sobre estos sustitutos. También he probado la de avena
    Besinessssss

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...