Seguidores

miércoles, 1 de agosto de 2018

¿Por qué se comen pochoclos en el cine?


Cuando allá por el año 1492 los españoles desembarcaron en las costas del continente americano, los habitantes autóctonos les ofrecían, a modo de obsequio de bienvenida, unos curiosos collares elaborados con palomitas de maíz.
Unos pocos años después, sobre el 1510, cuando Hernán Cortés entró en la ciudad de México observó que los sacerdotes aztecas portaban unos amuletos formados por tiras de palomitas de maíz.

No todos los granos de maíz explotan con el calor. Sabían que esto sucedía en función de la cantidad de agua de su interior.

Para estallar y expandirse bajo los efectos del calor, un grano de maíz debe tener aproximadamente un 15 por ciento de agua. Solo entonces el agua se evapora y el grano se convierte en esa blanca y blandita masa que llamamos palomitas.

Los amerindios sabían que el maíz dulce se debía consumir rápidamente y que, en cambio, el maíz duro era más idóneo para molerlo y hacer harinas y pan.

Para prepararlas tenían tres sistemas:
a)Ensartaban una mazorca con un palo para acercarla al fuego y, posteriormente, recogían los granos que habían estallado.
b)Arrojaban directamente los granos a las llamas y recogían los que salían despedidos al explotar.
c)Calentaban una vasija de arcilla en cuyo interior había arena gruesa, que al calentarse, provocaba el estallido de los granos de maíz.
Como curiosidad, en algunas excavaciones arqueológicas, se han encontrado tumbas con miles de años en cuyo interior había restos de palomitas de maíz como parte del ajuar funerario.

Cómo se hicieron populares?
No fue hasta el año 1880 que no se fabricaron máquinas palomiteras para preparar esta golosina. Pero el problema era que el grano de maíz solo se podía comprar en grandes cantidades, normalmente sin desgranar, por lo que su empleo doméstico no era habitual.
Para intentar solucionarlo, al final del XIX la famosa cadena de tiendas estadounidense Sears ofrecía a sus clientes la posibilidad de adquirir sacos de 12 Kg de mazorcas de maíz indio por un dólar.

No obstante, al estar un cierto tiempo almacenado, se acababa secando demasiado el grano y hacía que la mayoría no explotara. 
El problema se solventó en 1907 con la aparición de una máquina eléctrica doméstica que hacía palomitas. En la publicidad se podía leer: “de todos los aparatos eléctricos caseros, nuestra tostadora de maíz es el más ligero. Incluso los más pequeños de la casa podían hacer palomitas de maíz sin riego alguno”.
En 1929 llegó la gran depresión económica americana, que hizo que se incrementara el consumo del barato grano de maíz. Y una de las maneras más habituales y económicas de cocinarlo era tostando el grano haciendo palomitas.
Pero el empujón final para su popularidad llegó, sorprendentemente, gracias al cine.

Por qué se comen palomitas en el cine?
En 1927 llegó el cine con sonido y las grandes masas podían acceder al cine. Antes, con el cine mudo, ir a ver películas era algo que estaba reservado a personas que sabían leer y con cierto estatus social.
Julia Braden, en Missouri, tuvo la idea de que los espectadores pudieran aplacar la tensión que provocaban algunas películas comiendo. Las palomitas de maíz eran ideales para este fin.

Resultado de imagen para comiendo pochoclos en el cine

Para ello consiguió convencer a los propietarios del Linwoood Theatre para poner en la entrada un puesto para vender cucuruchos de palomitas de maíz.
Tuvo tanto éxito, que en poco tiempo, al ver el tremendo negocio, los dueños de las salas de cine ponían sus propios puestos en las antesalas de los cines.

En 1940 no existía ni un solo cine norteamericano que en su entrada no tuviera un puesto de palomitas. Por tanto, el cine consiguió que este alimento alcanzase unas cifras de consumo que nunca se habían alcanzado. Tanto es así que durante algún tiempo, en algunos puntos del país se llamaban a los cines “pop-corn saloons”, es decir, salones de palomitas de maíz.





https://www.curiosfera.com/historia-de-las-palomitas-de-maiz/

5 comentarios:

  1. Ciao e grazie x essere passata a far visita al mio blog!
    A presto!

    ResponderEliminar
  2. Curiosa e interesante historia sobre las palomitas de maiz, yo la desconocía y me ha gustado saberla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Norma!! una informacion muy interesante,me ha gustado mucho.besicoss

    ResponderEliminar
  4. Que interesante, nos has traído la historia a casa, y es tan importante conocer los origenes de ciertos productos, un beset guapa

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...