Seguidores

lunes, 8 de junio de 2015

Chicles ¿Sos adicta a ellos?



Samantha Jenkins era una chica británica de 19 años. Y, como a millones de personas en el mundo, le encantaba mascar chicle. Tanto, que era una "adicta" a la goma de mascar. Y eso la terminó llevando a la muerte.
La causa de muerte fue una hipoxia, causada por convulsiones debido a los bajos niveles de sales, calcio y magnesio en su cuerpo. Pero al experto patólogo Paul Griffiths, del hospital Morriston donde falleció la chica, su muerte le llamó la atención. Y tras la autopsia empezó una investigación para llegar a la verdadera causa de la muerte de Samantha: los chiclets.
Según informan los medios británicos, la chica consumía grandes cantidades diarias de una marca de chicle sin azúcar, unos 14 por día. Griffits afirma que ese consumo excesivo de chicles endulzados con aspartamo y otros edulcorantes artificiales provocó un "aumento sustancial" de estos componentes en el cuerpo de la chica, que jugaron un rol clave al reducir los niveles de sales.
El experto explicó, consigna el Daily Mirror, que cuando realizó la autopsia se encontró con cinco "grandes grumos" de la menta de color verde brillante de goma de mascar en el estómago de Samantha, algo que nunca había visto antes.
Entonces ¿es bueno o malo mascar chicles?
 Según revela un estudio presentado en el Décimo Congreso Internacional de Medicina del Comportamiento, el consumo de esta golosina alivia la ansiedad, mejora el estado de alerta, aumenta la concentración y reduce el estrés. De hecho, después de mascar chicle, los niveles de cortisol –la hormona del estrés– en la saliva se reducen hasta un 16%. A su vez, los ensayos revelaron que mascar chicle puede aumentar considerablemente el rendimiento cerebral a la hora de desarrollar actividades multitarea, llegando incluso a mejorar un 109% los resultados.
 Reduce la acidez en la boca: mascar chicle aumenta al doble el flujo de saliva, y la encima de la saliva neutraliza el ácido de los alimentos y las bebidas. Esto constituye su mayor beneficio. Además, la saliva tiene calcio y fosfato de hierro, ambos benéficos para los dientes.
Reduce el apetito: las personas que mascan chicle tres veces por hora después del almuerzo comen menos golosinas ricas en calorías, porque tienen más saciedad sensorial. Al mascar un chicle dulce, se reduce el antojo de comer cosas dulces.
Reduce la caries: el xilitol, edulcorante que se añade a algunos chicles sin azúcar, podría reducir la caries porque inhibe el crecimiento de streptococcus mutans, la principal bacteria causante de caries.
Reduce la acidez estomacal:el mayor flujo de saliva facilita el paso de los alimentos sólidos y líquidos a lo largo del esófago, y ayuda a neutralizar el ácido en este órgano. Conviene elegir chicles con sabor frutal y evitar los de menta.
Calma la ansiedad: mascar chicle tiene un efecto calmante. Un estudio realizado en Australia demostró que reduce la ansiedad en más del 17% en situaciones estresantes, algo que podría deberse al mayor flujo de sangre al cerebro.
Ayuda a dejar de fumar: los chicles con nicotina han ayudado a muchas personas a dejar de fumar y los investigadores estudian otros usos medicinales del chicle. En Canadá se está probando un chicle para enfermos de diabetes de tipo 2 que contiene metformina, un fármaco que controla la glucosa.
Alivio de náuseas: Los componentes de la menta disminuyen las contracciones del estómago, ayudándote a sentirte menos mareada.

En contra:
* No conviene abusar: el chicle no es un alimento y no conviene abusar de él. No es más que goma y aditivos y engañar al organismo con mucho tiempo de masticación y nada en el estómago no es muy positivo: puede generar gases, acidez, irritación intestinal e incluso diarreas.
Azúcar, exceso de peso y caries: no conviene mascar chicles con azúcar, ya que engordan y provocan caries.
* Malo para la gastritis: quienes sufren gastritis no deberían abusar de los chicles. Lo mismo, quienes tienen problemas de exceso de gases intestinales.
Ojo con el aspartamo: es un edulcorante usado en algunos chicles sin azúcar, contiene fenilalanina, una sustancia peligrosa para quienes padecen fenilcetonuria, enfermedad hereditaria que afecta el desarrollo del cerebro (los chicles que la contienen llevan una leyenda de advertencia). Para los adultos sanos, la fenilalanina es inocua. Habría que mascar más de 290 chicles para exceder el límite seguro.
Problemas de etiqueta: los expertos en "buenos modales" aseguran que mascar chicle en público no es de buena educación. Lucinda Holdforth, australiana experta en reglas de etiqueta, no lo perdona: “Tolerar bocas abiertas, una masticación incesante al hablar y, lo peor, chicles que terminan en las veredas o pegados bajo las sillas. Las personas que mascan chicle me recuerdan a los bebés con juguetes en la boca”.
Ojo con el sorbitol: algunos chicles sin azúcar tienen una sustancia llamada sorbitol que puede ocasionar diarrea crónica y dolor estomacal si se ingiere en exceso.
Dolor en la mandíbula: mascar chicle fuerza las articulaciones témporo-mandibulares y, si estas se desgastan, el cierre de la boca se altera”, advierte Michael Benninger, presidente del Instituto de Cabeza y Cuello de la Clínica Cleveland, en Ohio. Si solés apretar los dientes al dormir, no conviene abusar del chicle: con sólo 20 minutos de mascar se agravará su dolor de mandíbula

Y después ¿qué hago con el chicle?
Todos hemos disfrutado de lo lindo mascando esas interminables bolas de chicle que nos hacían tan felices de pequeños… y no tan pequeños. Más de uno recordará aquella voz estentórea que nos hacía salir de nuestro mundo bubble gum en el colegio: ‘Sáquese el chicle de la boca.
Sí, a mí me castigaban así y no creo que fuese la única. Lo cierto es que ya de mayores, algunos se han tomado la venganza por su mano. Es el caso de ‘El muro de los chicles de Seattle’, en EE.UU.

Bubblegum Alley’, 20 metros de muro engomado en California
Millones de chicles de todos los tamaños, colores y formas cubren una impresionante pared. Allí, en un callejoncito que podría haber pasado sin pena ni gloria, se encuentra el Teatro Market, a cuyas puertas se originó la costumbre hace más de 20 años. Todo comenzó como una protesta de los asistentes al teatro por las colas que debían esperar. En principio, los empleados del local intentaban limpiar la pared, pero al día siguiente el muro de los chicles volvía a estar cubierto. De este modo, a partir de 1994 nunca más volvió a limpiarse.
Mejor no te pregunto dónde dejas tus chicles
Y si alguien supo dónde ponerlo
y no sabés cómo quitarlo de una prenda te cuento que tenés que pasarle por encima un cubito de hielo, aquél se endurece y lo podés quitar fácilmente


http://www.clarin.com/sociedad/chica-anos-murio-mascar-chicle_0_1353464911.html
http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/nutricion/bueno-malo-mascar-chicle_0_1334268851.html

18 comentarios:

  1. Una de mis hijas es muy “chiclera”, nunca había leído nada “tan grave” del chicle así que no le daba importancia a la fascinación que mi hija tiene por esta goma... pero ahora voy a estar muy pendiente.... GRACIAS UNA VEZ MAS

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que sea en exceso es malo para la salud...hay que tener un control y saber dosificarse!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un reportaje interesante, me ha encantado. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno poniendo en la balanza los pros y los contras me buscaré otra alternativa aunque es mucho peor el estrés que el chicle.
    ¡Gracias por enseñarnos salud y ciencia!
    Buen fin de
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  5. Muy buen reportaje sobre algo que tanto se consume. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Sabes, no me gustan los chicles, ya ves que rara soy...jajja

    Un saludito!!

    ResponderEliminar
  7. Los detesto y estar frente a una persona que esté masticando chicle mucho peor.
    Gracias a Dios estoy libre de tan feo hábito.
    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Hola Norma, vaya controversia con esto de los chicles... La verdad es que los tomo muy de vez en cuando, no me gustan demasiado y me resuta desagradable ver a algunas personas mascando todo el día el mismo chicle. No sabía que la adicción pudiese llegar a tal extemo, por suerte que no tengo el hábito de consumirlos. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante y está claro que saber buscar el equilibrio es lo mas adecuado. A mi no me gustan demasiado. A veces los utilizo para mascar cuando estoy fuera y no me puedo lavar los dientes pero me canso pronto. Encuentro de muy mal gusto mascar chicle en publico y sobretodo abrir la boca. Un abrazo Norma y buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  10. Es muy interesante el tema, ya que nunca se le da importancia a una cosa tan simple como mascar chicle, y si al final todo en exceso es malo. Lo que me ha sorprendido es el muro madre mía ¡¡¡¡ cuantos millones de chicles se necesitan para cubrir un muro, realmente sorprendente.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante Norma, yo los chicles solo de vez en cuando. Todo en su justa medida. besicoss

    ResponderEliminar
  12. Qué buena información, pero para ser sincera, no me gustan los chicles, y me molesta tener a alguien al lado "mascando" chicles. Respeto los gustos de cada uno, pero a mí ni me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Está muy bien. No abusar es la tónica, porque erradicar de la boca de un niño es imposible. Pero si el control. Voy a poner una pared así para mis nietos:-) Así no los pegan en cualquier parte.

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante tu blog. Muchas gracias por tu visita y el comentario.
    Feliz semana
    Luisa
    http://personallyselected.bligspot.com

    ResponderEliminar
  15. Muerte por chicle, que fuerte....en fin, yo tengo la suerte que no me gustan.
    Interesante entrada como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Fijate antes me gustaban mucho, ahora paso un poco, de vez en cuando un caramelo sin azúcar y a veces ni eso jejeje.
    Me ha impresionado esa pared de chicle, si la ve mi madre le da algo jejeje.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Como no soy consumidora de chicles no sabía toda esta información que has dado y alguna me ha sorprendido, incluyendo por supuesto el muro engomado que me ha dado repelús solo con verlo.
    Bss

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...