Seguidores

lunes, 23 de febrero de 2015

Bollos suizos o Miguelitos


El Café Suizo fue un café de Madrid de mediados y finales del siglo XIX. Se encontraba en la confluencia de la calle de Alcalá y Sevilla (denominada antaño calle ancha de Peligros). El nombre se puso en honor al país de sus primeros dueños. Ubicado cerca de la Puerta del Sol fue considerado como el precursor de los cafés de tertulia en Madrid. Considerado igualmente una tribuna pública en los periodos de revueltas políticas y lugar para enterarse "de primera mano" de las últimas noticias acerca del gobierno. El café se inauguró el 3 de junio de 1845 por dos suizos llamados: Pedro Fanconi y Francisco Matossi. En honor a su país le dedicaron este nombre.


En la época era uno de los lugares donde iban las mujeres respetables y había un salón (denominado "salón banco") adaptado para ellas y al que no podía asistir ningún hombre. Se solia servir agraz( jugo de uva que todavía no está madura)  y agua de cebada junto con sorbetes de diferentes sabores. Con posterioridad se hizo famoso el chocolate, siendo además de reseña el ponche. El café poseía en su espacio además de un restaurante capaz de ofrecer desayunos (a la carta), comidas y cenas.
 El típico bollo de la pastelería madrileña denominado suizo se elaboraba en este café. Bollo que posteriormente tomo el nombre del local y que se vende hoy en día en varias pastelerías tradicionales.

 

Se trata de un bollo elaborado con una simple masa brioché que posee como característica externa, una hendidura en su superficie sobre la que se asienta azúcar en polvo y cristalizada. Tiene una forma redonda de media esfera. Este condimento dulce se incluye justo al salir del horno, lo que hace que tenga un aspecto crujiente y bien adherido a la superficie

 Cuenta con gracia Enrique Jardiel Poncela (gran asiduo de las tertulias) en su libro Exceso de equipaje, que en Suiza preguntó a un camarero por este bollo y el camarero dijo que no existía. Al describir su forma, el caballero le dijo que «lo más parecido es un bollo español» y le trajeron un suizo. Cuenta Jardiel esta anécdota en otra de sus novelas

En Argentina tiene su versión, se los llaman "Miguelitos" y como sería de imaginar en su hendidura tienen dulce de leche o pastelera. Su cubierta es de azúcar glasé.


¡Riquísimos!
 Se encuentran en todas las panaderías
Eso sí, para mi con mucho dulce de leche o pastelera.

Para que no te quedes con las ganas aquí va la receta

Harina 500 grs
Leche 75 centímetros cúbicos
Levadura fresca 30 gramos
Huevos 2 unidades
Mantequilla 125 gramos
Azúcar 100 gramos
Esencia de vainilla 1 cucharadita
Ralladura de limón 1
Crema pastelera
Dulce de leche pastelero, membrillo o cualquier dulce espeso, cantidad necesaria



Modo de Preparación:
Mezclar la leche tibia y la levadura. Incorporar 2 cucharadas soperas de harina, mezclar bien y dejar leudar hasta que se forme la esponja. En un recipiente colocar la harina restante, los huevos, la mantequilla blanda, el azúcar, la esencia de vainilla, la ralladura del limón. Incorporar la esponja de levadura y amasar. Dejar reposar hasta que duplique su volumen, cubierta con un lienzo limpio, en un lugar tibio y reparado de corrientes de aire. Una vez leudada la masa, tomar porciones de unos 30 gramos apróximadamente y bollarlas. Acomodar los pancitos sobre una placa para horno previamente enmantecada. Cubrir y dejar levar hasta quedupliquen su volumen.
Cocinar en horno precalentado en 180º C durante 15 minutos. Retirar del horno, y dejar enfriar.
Con un cuchillo o tijera hacerles un tajo en la parte superior como para poder rellenarlos y dar la forma clásica de "Miguelitos"
Rellenar los pancitos con Crema pastelera, dulce de leche o dulce de membrillo según se prefiera, luego espolvorearlos con azúcar glasé.

Pero España tiene su propio Miguelito, más precisamente en Albacete

El Miguelito de allí es un riquísimo dulce compuesto de un hojaldre finísimo, con una deliciosa crema muy ligera y espolvoreado con abundante azúcar glasé.
Inventado en La Roda por Manuel Blanco  y bautizado con el nombre del primer catador, el Miguelito aprovecha el marco de la Feria de Albacete para darse a conocer entre los visitantes. Hay varios stands de Feria dedicados exclusivamente a su venta y lo mejor para terminar una comida en la Feria es un miguelito y un café.

Otros Miguelitos

Hace años, Ruiz Mateos en su particular venganza contra Boyer, sacó unos dulces en su empresa Trappa llamados MIGUELITOS. Tuvieron que cambiarles el nombre ya que Miguelitos está registrado.
Hay otra imitación, llamada SELLERCITOS de Madridejos, los auténticos son los de LA RODA


...Y si te has quedado con ganas de probar los Miguelitos españoles Mi foto Maritornes aquí
nos enseña a hacerlos



INGREDIENTES
  • 2 Láminas de hojaldre
  • 1/2 litro de leche
  • 150 gr. de azúcar
  • 50 gr. de harina o maicena
  • 3 huevos
ELABORACIÓN

Para el hojaldre

Estirar las láminas de hojaldre y poner una encima de la otra. Recortar los bordes que sobresalen para que queden igualadas.



Con la ayuda de una regla, cortar las láminas en cuadrados de 2,5 x 2,5 cm.



Colocar los trozos de hojaldre en papel de horno encima de la bandeja y meter en el horno, que previamente habremos calentado, a 200º  durante cinco o seis minutos. Habrá que colocarlos un poco separados para que no se peguen.



Sacar el hojaldre del horno una vez que haya subido y que haya tomado un poquito color.



Para la crema pastelera

En una cacerola poner la leche a hervir junto con una rama de canela y la piel de un limón.



Mientras se cuece la leche, en un bol echamos los huevos, el azúcar y la harina y lo movemos hasta que queden bien mezclados.



Una vez que la leche ha hervido, se añade la mezcla de los huevos, el azúcar y la harina.



Movemos lentamente a fuego lento hasta que se espese. Dejarla enfriar.




Para montar los miguelitos

Cortar los trozos de hojaldre por la mitad, con cuidado de no partirlos.



Rellenar el hojaldre con la crema pastelera y tapar.



Una  vez que hemos rellenado todos los miguelitos, espolvoreamos por encima con azúcar glass.



Colocamos en una bandeja y... ¡listos para comer!






Espero que prueben estas 2 versiones de Miguelitos: uno español de hojaldre  y el otro de masa brioche argentino
Ahhh!!!...les cuento un secreto:
 ¡Cuando era niña me encantaban!
Sí!...sí! para comer solo el el dulce de leche...jejeej!



32 comentarios:

  1. Tienen una pinta estupenda ¡ habrá que hacerlos ! Besos y gracias por las recetas.

    ResponderEliminar
  2. Ummmm que pintaaa más ricaaa, se hace la boca agua a esta hora de la mañana. Me encantó visitarte. Besitosss.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los bollos suizos y no sabia su historia, ni la receta... gracias Norma, por la información y la receta.
    Con tu blog siempre estamos aprendiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. que buenos, desde pequeña zampaba muchos miguelitos rellenos de muchas cosas de los de la roda ;) Un beso

    ResponderEliminar
  5. ambos dulces me encantan!! los miguelitos españoles los hago mucho, los otros solo he comido los comprados pero los haré caseros!! Bs.

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con todos los pastelitos, muy buenas explicaciones del origen de los bollos suizos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con los dos. Son de mis preferidos. Besos

    ResponderEliminar
  8. no conocia la historia y me ha encantado. la verdad q me quedo con los 2!!! son una delicia

    ResponderEliminar
  9. Madre mía!! no sabría con cual de los dos quedarme, así que me pido uno de cada! Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. Son una delicia a cual más, aunque creo que me llama mucho el de dulce de leche por no ser habitual aquí. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  11. En esta tarde de febrero fresca, un cafe con esos bollos hummm se me hace agua la boca
    Interesante la historia del cafe
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. los dos, pero los miguelitos que buena pintan tienen y con un buen cafe y unos amigos seguro que habra muchas risas.
    bess

    ResponderEliminar
  13. Los bollos suízos te han quedado espectaculares, los de aquél café no dudo que que eran excelentes pero seguro que los has superado. Los miguelitos son de buen gusto!!un beso y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  14. Que ricos!!!!! tanto los bollos suizos como los Miguelitos de la Roda, te han quedado espectaculares.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. A mi los miguelitos me volvían locaa!! Mira que es una receta fácil, tengo ganas de prepararla!! Te han quedado muy bonitos^^

    ResponderEliminar
  16. Me encantan los suizos y los miguelitos en todas sus versiones. Son una delicia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola, soy Javier Abadías del blog javier abadias y sus recetas. ricas las recetas que nos presentas, que buenos los bollos suizos y los miguelitos. que maravilla!! Sobre la pregunta del pan de quinoa sin gluten que pongo una pizca de agar agar es para mejorar la elasticidad del pan, aunque sea una gelatina de origen vegeta proveniente de una alga le ayuda a los panes sin gluten,lo fui descubriendo poco a poco ya que al principio todos quedaban muy compacto y de este manera funciona mejor. gracias

    ResponderEliminar
  18. los miguelitos en casa son un clasicó ,los de aquí ,los de Argentina los probare ,también tienen que estar muy ricos
    besitos

    ResponderEliminar
  19. Si fueran light no pararía. Los Miguelitos de la Roda son famosos y exquisitos tantos los de crema como los de chocolate en sus variaciones de blanco y con leche. Buen reportarje.
    Me has recordado un chiste con los bollos suizos que circulaba por aquí hace unos cuantos años.

    ¿Cuál es el colmo de un pastelero? Tener una hija que se llame Magdalena y casarla con un suizo :-)

    ResponderEliminar
  20. grazie per la storia e le ricette squisite! ciao

    ResponderEliminar
  21. No sabía la historia que interesante. Los Miguelitos de la Roda exquisitos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me encantan Norma, todos y cada uno de ellos !!!! Aquí en Sevilla le llamamos bollitos de leche y los comemos tanto con mermeladas dulces o cremas como con ingredientes salados, con un poco de mantequilla y unas lonchas de jamón York estanque te mueres !!!!! Besos

    ResponderEliminar
  23. Que recetas mas apetitosas! me quedo por aquí para seguirte en tus nuevas andanzas de la cocina.
    Me encanta la exposición con imágenes y las explicaciones paso a paso.
    Muchas gracias por compartir.
    Rosa
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Uffff imposible quedarse solo con uno, me quedo con todas las recetas!!!! Yo solamente conocía los Miguelitos de La Roda (Albacete), pero los otros también me han encantado.

    Bss.

    ResponderEliminar
  25. Que pinta tienen todos, tienen que estar de vicio. Gracias por las recetas .besicoss

    ResponderEliminar
  26. Tanto unos como otros me parecen riquísimos, pero rellenos con crema, ¡aún más! ^^
    Un besote. Feliz semana!

    ResponderEliminar
  27. QUE SUFRIMIENTO!!!!
    ESE DULCE DE LECHE....
    RIQUISIMISIMOS!!!
    LA FOTO DE LA ENTRADA (MIA)
    ES DE UNA AMIGA DE OTRA AMIGA MIA ....EN MONTEVIDEO.
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  28. Me quedo con los de brioché. Que buenos son. No sé porque en casa no suelo hacer mucha masa dulce, con lo que me gustan jeje. Un besote y gracias por la historia de los miguelitos, siempre se aprende algo nuevo. Un besote!

    ResponderEliminar
  29. Casi no llego, Norma!! Me encanta cómo te ha quedado el post y desde luego no sabría con cual de los dos quedarme... aunque reconozco que el dulce de leche me pierde!!. Lo que no sabía es que a los suizos se les conoce en argentina como miguelitos. Cuantas cosas aprendo contigo!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  30. Qué ricos todos!!! me ha gustado saber su historia, no la conocía.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...