Seguidores

miércoles, 7 de enero de 2015

Rosca de Reyes


Este rico dulce que se convierte en el protagonista indiscutible de la sobremesa cada 6 de enero (en algunos hogares se tiene la costumbre de comerlo el día 5 por la tarde, en la víspera del día de Reyes), nada tiene que ver en sus orígenes con el nacimiento de Jesús y la llegada de los Reyes Magos al Portal de Belén.
Para encontrar su verdadero origen hemos de viajar hasta el siglo II a.C., en el que a mediados del mes de diciembre, tras la finalización de los trabajos en el campo y a lo largo de una semana, se realizaban unas celebraciones conocidas como ‘las Saturnales’ (como homenaje a Saturno,  dios de la agricultura y las cosechas) en las que se festejaba la finalización del periodo más oscuro del año y el inicio de la luz; pero hemos de tener en cuenta que en aquella época el año no acababa en diciembre, sino que se alargaba hasta finalizar el mes de febrero.
Las Saturnales era un periodo de fiesta y jolgorio en el que los esclavos estaban excusados de cualquier trabajo y podían pasar esos días de una manera divertida y licenciosa.  Entre las muchas viandas que se preparaban para tal celebración se realizaba una torta a base de miel y en la que se le introducía algunos frutos secos, dátiles e higos. Este postre se convirtió en uno de los más populares durante la celebración de la ‘fiesta de los esclavos’, como también era conocido dicho festejo.
Se calcula que fue en el siglo III d.C. cuando se introdujo la conocida haba, ya que ésta se consideraba un símbolo próspero y de fertilidad, por lo que a aquel que se encontraba en su porción de torta con esta legumbre se le auguraba prosperidad durante el resto de año.
Tras finalizar la persecución a los cristianos e imponerse esta religión como la oficial en el Imperio Romano, las celebraciones paganas (entre ellas las Saturnales) fueron desapareciendo, pero no así algunas costumbres como la de la torta que contenía un haba y que con los años había ido adquiriendo la forma de roscón.
No en todos los lugares se mantuvo la costumbre de comer este postre, aunque sí quedó bastante arraigada en Francia donde se convirtió en toda una tradición entre la aristocracia y realeza gala y en la que adquirió gran parte de su actual popularidad. Las familias se reunían para comerlo y ver quién era el afortunado al que le salía tal preciada legumbre, comenzando a ser conocida tal celebración como ‘el Rey del haba’ (le Roi de la fave).
Pero llegamos al siglo XVIII en el que, un cocinero, con ganas de contentar al pequeño rey Luis XV, introdujo como sorpresa en el roscón una moneda de oro (algunas fuentes indicaban que fue un medallón de oro y rubíes). Evidentemente, a partir de ese momento la moneda adquirió más valor simbólico que el haba, convirtiéndose en el premio deseado, mientras que nadie quería que le tocase la famosa legumbre.
Aunque la tradición de comer el roscón y todo lo que conllevaba ya era conocida en España, Felipe V trajo la nueva modalidad de introducir una moneda como premio (que con los años se cambióhttps://barriohood.files.wordpress.com/2011/01/2011-01-07_13-51-55_286-1.jpg  por una figurita de cerámica) a la vez que el haba en el postre se había convertido en un símbolo negativo.
Algunas fuentes apuntan que, durante un tiempo, la costumbre de introducir un haba desapareció, volviendo a reaparecer a mediados del siglo XIX, siendo escogida la tradicional fecha del día de Reyes para ser degustado y creando alrededor de este riquísimo dulce toda una parafernalia en la que el afortunado al que le salía la figurita era coronado como el ‘rey de la fiesta’ y al que le salía el haba debía pagar el postre, a la vez de ser nombrado por todos como el ‘tonto del haba’ (origen del famoso insulto ‘tontolaba’)

Espero que su historia te halla resultado interesante
 ...y para que la rosca te salga con buena forma, si es que no tenés el molde apropiado, hecé así.

 

siendo por aquí tradicional presentarla de esta manera: 
decoración con crema pastelera, cerezas e higos confitados y azúcar

http://libroderecetas.com/files/recetas/Rosca-de-pascua.jpg




Fuente:Alfred Lopez

17 comentarios:

  1. Yo voy a tener que empezar con la dieta de buena gana. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me rindo, hoy es imposible.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  3. ¡No me lo puedo creer!
    Intentaba agradecer tus letras en mi espacio y decirte que te admiro por ser siempre tan positiva.
    Cuando pasen estos días, ya veré la forma de eliminar los excesos, haré todo lo posible para no acumular.
    ¡Buen día de Reyes con muchos regalos!
    Más cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  4. Hace tantos año que no lo como que casi ya lo he olvidado de mis sabores, pero no obstante lo recuerdo cada año.
    Feliz día de Reyes.

    ResponderEliminar
  5. Como siempre es un placer pasar por tu blog, porque sales con los bolsillos llenos de buena información...yo este año ni reina, ni tonta el haba...solo una glotona disfrutando del roscón. Si es que yo no soy de dietas...besinos

    ResponderEliminar
  6. Nos encantan los roscones. Este año los ha hecho la suegra de mi hija Sara. Tiene mucha paciencia con los levados y los hace riquísimos, es toda una experta. Feliz año.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar
  7. Este año ha sido de desfase, sobre todo esta navidad, cuando me pese me voy a asustar. Ahora toca dieta como tu dices y cuidarse un poquito :)
    Un beso guapa y feliz año nuevo

    ResponderEliminar
  8. Cuántas cosas interesantes aprendo contigo! Eres genial. Me ha encantado este post. Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  9. muy buena info, la verdad que no lo sabía. EN casa tenemos cantidades industriales de pan dulce, así que la rosca quedará para PAscuas!!!
    buen año!

    ResponderEliminar
  10. En mi casa es tradición comer el rosco como postre en día de reyes, este año a mi nieta le han salido las figuritas de los dos roscos que teníamos, y a mi yerno las dos habas!!! el año que viene le toca pagar!. Besitos

    ResponderEliminar
  11. Feliz año nuevo, Norma. Yo ya estoy como Bart así que me tendré que poner las pilas. Espero volver pronto con el blog, tengo algunas recetas, lo que me falta es tiempo para ponerme con ellas. Muchas gracias por acordarte de mi.

    ResponderEliminar
  12. Pues mira....eso de comer el rosco con cuidado de no romperte un diente, no nos mola nada....ya por no decirte que gusta menos que te toque el haba para no tener que pagar el roscón.....aunque este año no ha habido problemas, estaban jartitos de comer y no han querido, por lo que te puedes imaginar si tenemos que ponernos a hacer dieta....yo por lo pronto no le he cambiado la pila a la báscula, que lleva todas las navidades parpadeando....

    FELIZ 2015 Normita

    ResponderEliminar
  13. Yo he conseguido no engordar no desfasando!!besos

    ResponderEliminar
  14. Bueno, es curioso que lo de darle forma de rosca (o roscón, como se dice en España) es propio de los países de habla hispana, porque en Francia y Bélgica, donde se llama "galette" des rois, es como una torta o "galette", como su nombre indica. También lleva un haba y al que le toca tiene que pagar la del año próximo.

    ResponderEliminar
  15. Qué rico!!! en mi país no es una tradición muy popular, así es que desconocía la historia. En cuanto al peso jajaja, yo solo aumenté 3 libritas, así es que, relativamente, salí victoriosa jajajaja.
    Besos y feliz año nuevo

    ResponderEliminar
  16. Muy rico el roscon, aqui con guindas y frutas escarchadas. Este año no salio haba, solo figurita .besicoss

    ResponderEliminar
  17. me encanta, es lo que mas me gusta de la navidad nosotros ya lo compramos en noche vieja...
    si vieras la coleccion de reyes que tenemos
    besss

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...