Seguidores

domingo, 30 de junio de 2013

Comer sano



Seguir una dieta para adelgazar requiere de constancia y también de cuidados especiales que, muchas veces, no tenemos en cuenta.
En el libro "Secretos de la gente sana", el dietista-nutricionista Julio Basulto señala que, a la hora de comer sano, estamos rodeados de "amistades peligrosas" invisibles y difíciles de identificar. Estas son cinco de ellas:
1) El tamaño de las raciones.
Las porciones de alimentos que consumimos han aumentado de forma exagerada en los últimos años, lo cual se traduce, de forma inevitable, en una mayor ingesta. Sin saberlo, al escoger el mismo producto que unos años atrás, obtenemos una mayor cantidad de alimento que, con toda probabilidad, consumiremos en su totalidad. Un trabajo del Departamento de Salud del gobierno estadounidense lo ilustra de forma muy clara al diferenciar las calorías que aportaban diferentes productos alimentarios hace 20 años en comparación con la actualidad. El tema es preocupante, porque nuestras necesidades energéticas no han crecido en paralelo a este aumento de energía consumida (más bien lo contrario), lo que acaba en un ingreso de calorías superior al gasto. Este exceso se almacena en forma de grasa corporal.
2) El tipo de grasas. 
Cuando leemos en una etiqueta "bajo en grasas" o "sin grasas", pensamos de forma inmediata que se trata de un producto saludable. Pero esto no tiene por qué ser así. Las grasas no son, por norma, malas y, por lo tanto, la tesis "cuantas menos, mejor" no es acertada. En realidad, este nutriente es necesario e imprescindible para múltiples funciones del organismo, y según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA), del total de calorías consumidas a lo largo del día, entre el 20% y el 35% debería provenir de este nutriente. Pero la EFSA también diferencia con contundencia las recomendaciones de consumo según el tipo de grasas, y establece que, de grasas saturadas y grasas trans, cuantas menos, mejor. Estos son, por lo tanto, el tipo de grasas que debemos buscar en las etiquetas y minimizar su consumo, tal como aconsejan las autoridades en nutrición.
3) ¿Es integral o enriquecido con fibra?
Estos dos conceptos no son sinónimos. Refinar los cereales (arroz y trigo, por ejemplo), es decir, eliminar la capa externa que recubre el grano, supone perder la mitad de las vitaminas, de los minerales y de la fibra que contienen dichos cereales. De esta manera, el pan blanco o la pasta y el arroz refinados son menos nutritivos y también menos saludables, porque además de nutrientes, el refinado elimina entre 200 y 300 veces su contenido en sustancias fitoquímicas protectoras de la salud. En esta línea, la recomendación es que se prioricen los cereales integrales, que no es equivalente a "enriquecidos con fibra", ya que si bien aportarán más cantidad de ésta, no sucede lo mismo con las vitaminas, minerales y sustancias fitoquímicas.
4) La sal. 
Este condimento presente en casi todos los alimentos procesados, supone, consumido en exceso, un factor de riesgo clave en la hipertensión y en la enfermedad cardíaca. Es importante saber que solo el 25%-30% de la sal que ingerimos es añadida por nosotros mismos de forma voluntaria. El resto procede del consumo de alimentos tan cotidianos como el pan, la bollería, los cárnicos y derivados, los quesos, las salsas, las conservas, los platos precocinados, etc. Escoger de forma sistemática los productos "sin sal/sodio", con "bajo contenido de sal/sodio" o con denominaciones equivalentes, o mejor aún, lo menos procesados posible, es una gran forma de evitar uno de los más grandes enemigos de una dieta saludable.
5) El etiquetado de declaraciones nutricionales. 
¿Qué significa que una galleta de chocolate es light? ¿Se puede comer tanta margarina ligera como se quiera? ¿Están los postres con un valor energético reducido destinados a la población con obesidad? La legislación que regula las declaraciones nutricionales y de salud no es conocida por la mayoría de la población, que ante este tipo de reclamos publicitarios se siente desorientada. Un producto puede etiquetarse como "light", "ligero" o con "valor energético reducido" si las calorías se han disminuido, como mínimo, en un 30%. Pero esto no significa, claro está, que sean pocas calorías, sobre todo si el producto original era muy rico en grasas, y azúcares.

Por lo visto ni vos ni yo comemos sano
Yo trato, pero es imposible en la sociedad actual ya que estamos rodeados de "amistades peligrosas"




 http://bajas-calorias.com/los-enemigos-invisibles-de-las-dietas/

jueves, 27 de junio de 2013

Teflon


Mmmmmm!... ¿Quién es capaz de resistirse a un par de huevos fritos con panceta?

huevos

Hace unos años hacer un par de huevos fritos era una hazaña
¿Por qué?
Claro, porque había que tener una sartén cuya dueña no fuera fanática de su limpieza.
Lo ideal era que tuviera una costra negra la que indicaba que el huevo no se iba a pegar y por lo tanto saldría perfecto.
Con el tiempo aprendí que las sartenes no se lavaban, simplemente había que pasarle un papel de los que se usaban en el almacén para envolver. De esta manera conservaban la grasitud y con el tiempo se ponían negras. Con esta técnica las tortillas y los huevos fritos salían ¡de película!


En la actualidad, vos y yo contamos con las sartenes de teflón.


fryed huevos desayuno

¿Qué es el teflón?

El teflón fue inventado en el Laboratorio Jackson DuPont en 1938. Teflon es en realidad una sustancia llamada politetrafluoroetileno (PTFE), que se considera que es la sustancia más resbaladiza que existe.




 Otra cualidad es su impermeabilidad.





La característica resistente del teflón hace referencia a que es capaz de soportar altísimas temperaturas, de hasta unos 300ºC, por períodos prolongados y sin sufrir ninguna clase de daño. Además es resistente a gran parte de los ácidos y bases existentes, y resulta insoluble ante muchos de los disolventes orgánicos. Uno de los grandes usos que se le ha dado es para una permanente "lubricación" de las partes móviles en las naves espaciales, ya que a la temperatura y condiciones a las que se opera, el aceite común no sirve.



Todas estas fabulosas características del teflón lo convierten en un material muy versátil, que permite su uso en múltiples ámbitos. Entre ellos es posible encontrar su uso en artefactos de cocina como ollas y sartenes, ya que, como se ha mencionado anteriormente, el teflón es resistente a temperaturas muy altas e impide además que los alimentos se adhieran a la superficie de la olla o sartén en el que están siendo preparados.


Además de ser útil en la cocina debido a su resistencia a altas temperaturas, ésta característica es rescatada también para la fabricación de revestimientos de cables, ya que además, posee una gran capacidad aislante.


La medicina también ha logrado hacer uso de sus propiedades para la fabricación de prótesis y tejidos artificiales, debido a su gran flexibilidad, su antiadherencia, etc.



Entre otros usos podemos encontrar la fabricación de objetos como mangueras y tubos que serán sometidos a químicos corrosivos y también se utiliza en pinturas y barnices. Por último, uno de los usos más sorprendentes del teflón es su utilización en la fabricación de revestimientos de aviones y naves espaciales, una vez más, debido a su enorme resistencia a las temperaturas extremas.



No obstante, un subproducto presente en el teflón, el ácido perfluorooctanoico, resulta, además de contaminante (no es biodegradable), potencialmente cancerígeno para el ser humano. Incluso, ha sido relacionado con la infertilidad, los trastornos inmunitarios y problemas de crecimiento prenatal

¿?

A esta altura ya sabés mucho sobre teflón
Yo me pregunto: - ¿Tendré que ir a buscar a la casa de mi abuela la sartén de hierro, ennegrecida, de la cual salieron, sin pegarse, cientos de riquísimas tortillas a la española y miles de huevos fritos? ...¿?

Me adelanto a tu respuesta: SÍ





domingo, 23 de junio de 2013

Carne de cordero


El cordero es uno de los animales que mayor porcentaje de grasa concentra en algunas de sus piezas, principalmente en forma de grasa saturada (la que nos hace mal). En los ejemplares jóvenes, la mayor parte de grasa está alrededor de las vísceras y debajo de la piel, de forma que se puede retirar fácilmente. De esta forma, se reduce el aporte de grasa saturada, colesterol y calorías y se puede seguir disfrutando de esta deliciosa carne. Esto no ocurre en el caso del ovino mayor, porque gran parte de la grasa está dentro de las fibras musculares y no se puede eliminar. Por lo tanto su consumo es aconsejable para personas sanas de cualquier edad siempre que la cantidad y la frecuencia con que se tome esta carne sea moderada.
La carne de ovino se clasifica según la edad del animal y recibe diferentes nombres:
Cordero lechal: Se refiere a animales de menos de 1 mes y medio de edad. La composición y características de la carne dependen fundamentalmente de la alimentación que reciben. Estos animales se alimentan fundamentalmente de leche. La carne de cordero lechal es muy fina y jugosa, algo menos nutritiva que los ejemplares de mayor edad.
Ternasco o recental: Es un animal de menos de 4 meses. Alrededor de los 45 días se produce el destete y el animal pasa a alimentarse con piensos compuestos, lo que provoca una pérdida de parte de su grasa inicial. La carne es menos tierna, más sabrosa y de color más rojo que la del cordero lechal.
Pascual o cordero de pasto: La edad del animal varía entre los 4 meses y el año y su carne tiene un sabor más pronunciado.
Ovino Mayor -oveja o carnero-: Estos animales superan el año de edad, y por lo general se demandan menos que los ejemplares jóvenes



Ruqui desde su blog  "Cocina sana y fácil" nos explica una forma muy interesante de cómo elegir y cocer un lechal de cordero. 
¡Está demás decir que está riquísimo!


MIÉRCOLES, 15 DE MAYO DE 2013


LECHAZO O CORDERO ASADO EN EL HORNO


Decía el gran cocinero Cándido que en las riberas del Duratón y del Duero es donde se crían los mejores corderos de la península, sin olvidarnos, claro, de la excelente calidad de los corderos de Navarra y de Logroño.

El cordero, siempre según la experimentada opinión de Cándido, necesita poco calor, aunque sí lentitud y perseverancia para asarse, por lo que si la operación se lleva a cabo en horno de leña, debemos hacerlo sin cerrar la boca del horno.
Si preparamos el pan (la famosa torta de aceite castellana) que lo acompaña, coceremos primero el pan y después, sin darle más fuerza al horno, prepararemos el cordero.

También nos dice Cándido cuál es la parte más jugosa para preparar asada: “el cuarto delantero es mejor que el trasero y , puntualizando más, el izquierdo que el derecho. Esto tiene la explicación de que el cordero se tumba casi siempre sobre el lado derecho lo que lo endurece algo más”.

Yo, por supuesto, lo preparo siguiendo las indicaciones de este renombrado cocinero que es la forma en que se hace por los pueblos castellanos pero no lo aso en horno de leña sino en el de mi cocina que es el único que tengo.

Lo hago muy pocas veces y queda siempre tan bueno que me pregunto por qué no lo pongo más a menudo. Manolo dice que es porque me gusta dar una vuelta de vez en cuando por Aranda y la disculpa para ir es la del cordero.
Quizá lo que me tira un poquito hacia atrás es el tiempo de horneado. Ciertamente es el único inconveniente (aparte del precio, claro) que se le puede encontrar a este maravilloso plato de la cocina tradicional castellana.

LECHAZO O CORDERO ASADO EN EL HORNO

INGREDIENTES

El cuarto delantero de un cordero lechal – una cucharada de manteca de cerdo (yo la sustituyo por aceite de oliva: queda igual de rico pero más ligero) – 100ml de agua – sal



ELABORACIÓN

Calentamos el horno a temperatura entre media y floja (entre 160º y 170º dependiendo del horno).
Ponemos en una cazuela de barro el decilitro de agua .
Sazonamos con sal el cordero, solo por la parte de dentro y lo colocamos en la cazuela con agua con la parte salada hacia arriba. Pincelamos esta parte con la manteca o el aceite y lo metemos al horno por espacio de una hora.
Pasado este tiempo, sacamos la cazuela y le damos la vuelta al cordero. Lo sazonamos y pincelamos igual que antes y volvemos a meterlo al horno durante otros 45 o 50 minutos.


Suele acompañarse de una ensalada sencilla de lechuga, tomate y cebolla y, por supuesto, de la torta o de pan de hogaza.


¡Gracias Ruqui por acompañarme en esta entrada!



http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/guia-alimentos/carnes-huevos-y-derivados/2006/06/29/153421.php

jueves, 20 de junio de 2013

¿Qué significa reventar el arroz?


 En la cocina francesa se describe con el término crever , su significado es el mismo, reventar.

Reventar el arroz es someterlo a una cocción en la que el grano se rompa, se reduce la cantidad de almidón, queda más tierno y absorbe sabores. Reventar el arroz es todo lo contrario a lo que se desea normalmente cuando se cocinan platos salados de este cereal, donde se busca el grano entero y suelto.
Pero no en el arroz con leche, para el que hay que realizar una primera cocción en agua y reventar el arroz. Es tan sencillo como empezar calentando el agua y cuando entre en ebullición, se incorpora el arroz. Se deja cocer y el grano se abre, y es cuando está listo para realizar la segunda y prolongada cocción en leche con todos sus aromatizantes, limón,canela…
Posiblemente te habrás preguntado por qué cocer el arroz en agua y posteriormente en leche, o tal vez no lo habías hecho así, lo cierto es que habrás visto en más de una ocasión recetas de arroz con leche en las que omiten esa primera cocción. De esa forma el resultado no es el del clásico arroz con leche, en el que prima la cremosidad del jugo que envuelve el grano reventado y también extremadamente cremoso.

Si querés conocer mi receta pasá por AQUÍ


viernes, 14 de junio de 2013

martes, 11 de junio de 2013

Doctor, puedo tomar una copa de vino?




Esta es una pregunta frecuente que nos hacen los pacientes, o sus esposas cuando van a consulta. 
Hoy en día se sabe que el alcohol es un buen ayudante para nuestra salud, especialmente para el corazón. Pero también sabemos que el alcohol está implicado en una gran parte en los accidentes de tránsito. El alcohol contribuye a enfermedades del hígado, diversas variedades de cáncer, hipertensión arterial, derrames cerebrales, y a un debilitamiento progresivo del músculo cardíaco. 
EL alcohol consumido con moderación es bueno probablemente para muchas personas. Un trago antes de la comida ayuda a relajarse después de un día estresado; el trago ocasional con los amigos puede ser un tónico social. Estos efectos tanto físicos como psicológicos pueden mejorar la salud y el sentirse bien.  
Es clara la evidencia que el consumo moderado de alcohol protege contra la enfermedad coronaria y contra los accidentes cerebrovasculares isquémicos (obstrucción de una arteria del cerebro)  
Los franceses de mediana edad que han sufrido un ataque cardíaco y beben dos o más vasos de vino regularmente, tienen el 50 por ciento menos de probabilidad, que quienes no beben, de experimentar un segundo ataque cardíaco. 
En Europa, y especialmente en Francia, se ha visto que el consumo de grasas saturadas (provenientes de animales) es de 3 veces más que el de los americanos, así como el hábito del cigarrillo es mayor que en Estados Unidos, sin embargo tienen 3 veces menos enfermedades del corazón. Por que? Esto es una paradoja. Y una de las explicaciones es que el hábito de tomar vino con las comidas, en especial el vino tinto, ayuda a proteger el corazón.
El alcohol aumenta el nivel de las lipoproteinas de alta densidad (HDL), que son buenas para el corazón. Pero aunque el alcohol en general (con prudencia por supuesto) disminuye el riesgo de enfermedades del corazón y arterias, el vino tinto es el mejor.
¿Porqué el vino tinto? "El vino tinto tiene polifenoles y flavonoides, y éstos serían los factores que le dan ese poder antioxidante". 





Si querés conocer más de vinos pasá por el blog de María Elena que en su blog Cuatro Especias te explicará con lujo de detalles cómo oxigenar, decantar y servirlo.





http://www.susmedicos.com/art_vino_corazon.htm

lunes, 10 de junio de 2013

Mayonesa light



Los productos ligeros colman de sabor y variedad la dieta de quienes están a régimen y de aquellos que por razones de salud deben cuidar especialmente el consumo de ciertos alimentos. En este sentido, tras contar con la correcta información sobre las propiedades de estos alimentos, consumir productos ligeros puede resultar una experiencia gastronómica saludable.
En el mercado hay gran cantidad de productos Light o ligeros que vienen preparados y listos para comer, que también pueden combinarse con los productos naturales para reducir la ingesta calórica. Y como los productos ligeros siempre han despertado suspicacias, encontramos que uno de los factores que van en contra de los mismos es la falta de información en las etiquetas. En este sentido, resulta de interés que se indique por qué el producto es ligero, a expensas de qué nutrientes, ya que un producto puede ser ligero debido a la disminución de uno solo o más nutrientes –básicamente carbohidratos, proteínas y lípidos–. Es indispensable conocer con exactitud su composición para indicarlo apropiadamente en la dieta de una persona que está a régimen. Otro factor en contra es el costo, ya que el precio de la mayoría de estos productos es un 20 ó 30 por ciento más caro que el de las presentaciones originales.
La mayonesa es una emulsión espesa formada básicamente por aceite vegetal, huevo entero o yema de huevo, vinagre o zumo de limón y sal. El hecho de que su base sea el aceite la convierte en una de las salsas con un contenido energético muy elevado. La mayonesa comercial contiene aproximadamente un 65 % de aceite por peso. Aporta alrededor de 175 calorías por cucharada sopera de unos 25 gramos, y además de su aporte graso destaca por su elevado contenido en colesterol, puesto que el huevo es uno de sus ingredientes.
La mayonesa ligera, por su parte, es un producto con menos calorías que la mayonesa tradicional, porque en su preparación utilizan menos cantidad de aceite (entre un 25% y un 50% menos) y con menos colesterol ya que contiene menos huevo, y en cambio, le agregan fécula de maíz (maizena) para espesarla. Una de sus grandes ventajas es aportar prácticamente la mitad de calorías y hasta 5 veces menos colesterol por cucharada con respecto a la mayonesa tradicional. No obstante, la mayonesa, incluida la versión Light, está desaconsejada siempre que se tenga que reducir el aporte de grasas a través de la dieta, como ocurre en caso de obesidad o de trastornos hepáticos, biliares y así mismo, se vigilará el consumo en caso de seguir una alimentación baja en colesterol.

Les dejo la receta de una "mayonesa" liviana
Papas cocidas y reducidas a puré: 3
Zanahorias cocidas y reducidas a puré: 2
Aceite: 1 taza
Leche: 1 taza
Jugo de limón: 1 cucharada sopera
Sal, mostaza y pimienta a gusto.
Licuar  





http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/perversomundo.htm

jueves, 6 de junio de 2013

Alimentos funcionales



¿Qué son los alimentos funcionales?
Se consideran alimentos funcionales aquellos que, con independencia
de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan
beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, de
manera que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar.
Estos alimentos, además, ejercen un papel preventivo ya que
reducen los factores de riesgo que provocan la aparición de
enfermedades.

 Los alimentos funcionales pueden estar fortificados o enriquecidos 




¿Qué son los alimentos enriquecidos?
Un alimento es considerado enriquecido cuando la proporción de uno o varios de los nutrientes que lo componen es superior a su composición normal y cuando esta modificación se realiza de forma artificial. Tienen como objetivo mejorar la alimentación de la población en general
La generalización de añadir nutrientes a alimentos obliga a plantear la necesidad de realizar más estudios sobre sus efectos a largo plazo Añadir nutrientes a alimentos es una práctica que se origina a principios del siglo XIX, cuando el químico francés Boussingault recomendó añadir yodina a la sal de mesa para prevenir el bocio en Suramérica. En 1918, en Dinamarca, se fortificó la margarina con vitamina A concentrada y en 1931 en EEUU se enriqueció leche entera con vitamina D. En cuanto a los cereales, la fortificación de cereales de desayuno empezó a mediados del siglo XX, concretamente en 1941.
 Actualmente el enriquecimiento de alimentos no es algo imprescindible para seguir una alimentación sana y equilibrada. Aunque en algunos casos la adición de algún nutriente puede estar debidamente justificada en determinadas poblaciones, muchas veces con una dieta variada y saludable ya pueden obtenerse ingestas muy cercanas a las recomendadas. Por otro lado a largo plazo es difícil valorar los efectos del consumo habitual de un alimento enriquecido.


Alimentos enriquecidos
Entre los alimentos enriquecidos de mayor consumo se encuentran los productos lácteos, el azúcar, la sal y los condimentos. Los productos lácteos, igual que los cereales y derivados, son unos de los principales vehículos para ser fortificados con calcio, hierro, cinc y otros micronutrientes.

Alimentos fortificados
En cuanto al azúcar, constituye una alternativa más que puede ser considerada como vehículo de fortificación para el hierro y el cinc, así como para otros nutrientes como la vitamina A. Por otro lado, la fortificación de la sal con yodo ha demostrado ser una estrategia efectiva para combatir el bocio en algunas regiones del mundo

Diferencia entre alimento fortificado y enriquecido
Como ejemplo de alimento fortificado tenemos la leche con hierro, esto nos permite elegirla o no, según nuestra decisión. Los alimentos fortificados nos dan la libertad de consumirlos o no según nosotros lo creamos conveniente..
Un buen ejemplo de alimento enriquecido es la sal yodada (ley 17.259) o la harina de trigo con hierro (ley 25.630) en el que no nos queda otra que consumirlos, para ello no hay elección. Este tipo de alimentos salva vidas o, por lo menos, mejora su calidad notablemente. El único fin que persigue la existencia de los alimentos enriquecidos es cuidar la salud del pueblo. Para esto se identifica la enfermedad por región, se establecen cuales son los alimentos más consumidos, se verifica cual es el mineral (lo más habitual) que prevendría alguna enfermedad relevante, se hacen los estudios del caso y listo.

En síntesis: El alimento fortificado si querés lo consumís - El alimento enriquecido es de consumo obligatorio entre la gente de una región que tiene alguna deficiencia de minerales o vitaminas.

Tarea para hoy
Fijate en los productos que tenés a mano
¿Están fortificados?
¿Hay alguno enriquecido?




http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/ciencia-y-tecnologia/2005/12/21/21661.php
http://www.cosasquesealpedo.com.ar/alimentos-fortificados-y-enriquecidos-que-son-para-que-sirven/

domingo, 2 de junio de 2013

Raw food


El crudismo o alimentación crudista es la práctica de consumir alimentos sin cocinar, no procesados y a menudo orgánicos en un porcentaje bastante alto (60-100%) de la dieta.
Dependiendo del tipo de estilo de vida y resultados deseados, las dietas crudistas pueden incluir una selección de frutas crudas, frutos secos, semillas (incluyendo germinadas), huevos, pescado (incluyendo sashimi), carne (incluyendo carpaccio) y productos lácteos no pasteurizados o no homogeneizados (como leche fresca, queso fresco y yogurt fresco).
Comúnmente los crudívoros sostienen que cuanto más crudista sea una dieta, más beneficioso es para la salud.



Muchos alimentos de la dieta crudívora son simples de preparar (frutas, ensaladas, nueces, carne y lácticos). Otros alimentos requieren ser planificados con antelación para poder ser consumidos. Algunas legumbres y cereales, por ejemplo, requieren ser germinados o remojados durante la noche anterior para poder ser digeridos. Para la preparacion de recetas crudívoras mas sofisticadas, normalmente se utilizarán batidoras, procesadores de comida, licuadoras y deshidratadores




Algunas creencias generales compartidas por los crudívoros:
  1. Los alimentos crudos contienen enzimas digestivas (amilasas, proteasas y lipasas) que ayudan a la digestión, significando que las propias enzimas del organismo humano pueden trabajar en impedir la regulación de los procesos de metabolismo del cuerpo humano, y que cocinar alimentos sobrepasando los 40-49 grados centígrados degrada o destruye susodichas enzimas en los alimentos. Consumir alimentos sin enzimas provoca una digestión difícil, lo que puede llevar a una toxicidad en el cuerpo y conllevar a un exceso de consumo de productos alimenticios, obesidad y enfermedades crónicas como el síndrome metabólico.
  2. Los alimentos crudos contienen bacterias y otros micro-organismos que afectan al sistema inmunitario poblando el tracto digestivo con flora intestinal.
  3. Los alimentos crudos tienen un contenido nutricional mayor que los alimentos cocinados. Esto implica que una dieta crudívora ayuda a la pérdida de peso. Adicionalmente, la comida procesada y la comida rápida muy a menudo contienen excitotoxinas que pueden causar excitotoxicidad. Alimentos que contienen aditivos, conservantes y colorantes no son aceptados por los crudívoros.
  4. Algunos productos crudos como las frutas y las hortalizas son ricos en antioxidantes y por tanto ayudan a retrasar los signos del envejecimiento.
  5. Comer alimentos cocinados puede conllevar la aparición de acidez

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...