Seguidores

viernes, 12 de abril de 2013

Orígenes de la vainilla




En la cumbre de una de las más altas sierras cercanas a Papantla, tenía su templo Tonacayohua, la diosa que cuidaba la siembra, el maíz y los alimentos, de cuyo aderezo y ritos estaban encargadas 12 jóvenes nobles que desde niñas eran dedicadas especialmente a ella y que hacían voto de castidad de por vida.
En tiempos del rey Teniztli, tercero de la dinastía totonaca, tuvo una de sus esposas una niña, a quien por su singular hermosura le pusieron el nombre de “Tzacopontziza” que equivale a “Lucero del Alba”; y no queriendo que nadie disfrutara de su belleza, fue consagrada al culto de Tonacayohua.

Un joven príncipe llamado “Zkatan-oxga” (el Joven Venado), se prendó de ella y a pesar de que sabía que tal sacrilegio estaba penado con el degüello, un día que “Lucero de Alba” salió del templo para recoger unas tortolillas que había atrapado para ofrendarlas a la diosa, su enamorado la raptó huyendo con ella a lo más abrupto de la montaña.
No habían caminado mucho trecho cuando se les apareció un espantoso monstruo que envolviendo a ambos en oleadas de fuego, los obligó a retroceder rápidamente. Al llegar al camino, ya los sacerdotes les esperaban airados, antes de que Zkatán pudiera decir una palabra fue degollado de un solo tajo y la misma suerte corrió la princesa. Sus cuerpos fueron llevados aún calientes hasta el adoratorio, en donde tras extraerles los corazones que fueron puestos en las votivas del ara de la diosa, fueron arrojados a una barranca.
Más en el lugar en que se les sacrificó, la hierba menuda comenzó a secarse como si la sangre de las dos víctimas allí esparcida tuviera un maléfico influjo. Pocos meses después empezó a brotar un arbusto que de manera prodigiosa, en unos cuantos días se elevó varios palmos del suelo y se cubrió de espeso follaje.
Cuando el árbol alcanzó su crecimiento total, comenzó a nacer junto a su tallo una orquídea trepadora que, también con asombrosa rapidez, echó sus guías de esmeralda sobre el tronco del arbusto, con tanta fuerza y delicadeza a la vez, que parecían los brazos de una mujer.
El ardiente sol del trópico apenas si traspasaba las frondas del arbusto, a cuyo amparo, la orquídea se desarrollaba como una novia que reposa en el seno de su amado. Y una mañana se cubrió de mínimas flores y todo aquel lugar se inundó de inefables aromas.
Atraídos por tanto prodigio, los sacerdotes y el pueblo no dudaron ya que la sangre de los dos príncipes se había transformado en arbusto y orquídea, su asombro aumentó cuando las florecillas odorantes se convirtieron en largas y delgadas vainas que al madurarse, despedían su perfume todavía más penetrante, como si el alma inocente de “Lucero del alba” esenciara en él las fragancias más exquisitas.



La orquídea fue objeto de reverencioso culto, se le declaró planta sagrada y se le elevó como ofrenda divina hasta los adoratorios totonacos. Así, de la sangre de una princesa, nació la vainilla que en totonaco es llamada “xanath” (flor recóndita) y en azteca “tlilxóchitl” (flor negra).

Orígenes de la Vainilla

Son los totonacas, que ocupaban las regiones costeras del golfo de México alrededor de las actuales ciudades de Veracruz y Papantla, quienes producían la vainilla y se la facilitaban al imperio azteca. Su capacidad productora y exportadora continuó hasta mediados del siglo XIX, momento en el que los cultivadores franceses en México aprendieron la forma de inseminar artificialmente las flores, a partir de los conocimientos del pueblo totonaca.

Vainilla planifoliaófragans


De México:Es gruesa, contiene apróximadamente la mitad de vainillina que las Bourbon, tienen distintivos aromas frutales y de vino, tiene un sabor suave, rico, pero es más escasa que las otras.

 Vainilla thaitesis

Es rara, la más gruesa de las tres y la más oscura,  pero  con notas florales y perfumadas únicas, aunque tienen mucha menos vainillina que las bourbons 

Vainilla bourbon

De Madagascar e islas vecinas, es la vaina más delgada de las tres, alrededor del 75% de la vainilla en el mundo proviene de allí, se considera generalmente la mejor, con el sabor más rico y equilibrado 

















mmmmmm!... casi a diario el olor a vainilla inunda nuestras casas invitando a respirar profundamente...
 Y el recién llegado pregunta: - ¿Qué hay de rico? - 




http://www.quiminet.com/articulos/la-leyenda-y-origenes-de-la-vainilla-47478.htm
http://vanilavaina.blogspot.com.ar/

20 comentarios:

  1. Que historia tan cruel y a la vez hermosa, me ha dejado impresionada. He aprendido mucho con tu post. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu post, una entrada muy interesante

    parece mentira una simple vaina lo que da de sabor

    ResponderEliminar
  3. Que interesante, gracias por tanta informaci'on.
    Besos
    Sandra

    ResponderEliminar
  4. Me gustan mucho las leyendas, y esta... ufff me ha encantado, preciosa, igual que la flor de vainilla.
    bss

    ResponderEliminar
  5. Caray cuanta informacion de la vainilla que desconocia.
    Gracias por compartir
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que entrada más linda, triste e interesante, has despertado un montón de sensaciones diferentes
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Hmmmm... que hay de rico? de rico todo!!!
    Junto con la canela son nuestras esencias preferidas en casa.
    Gracias por la historia, muy linda!!!

    Un gran abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Que interesante Norma, me ha encantado esta entrada, besos

    ResponderEliminar
  9. Como me has dejado,que historia amarga y dulce,las flores son preciosas y su sabor y olor me encanta,besicosss y buen finde

    ResponderEliminar
  10. Que historia mas bonita Norma, siempre me enseñas algo mas.

    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Se me puso chinita la piel con esa historia, no encuentro palabras para decir lo que siento, sólo te puedo decir de un gran amor puro, noble, sano mira el resultado, transformado en belleza (orquidea) en perfume aroma, olor (vainilla)...besitos...saboreare más la vainilla y disfrutaré de la belleza de la orquidea,...viendola de lejos por supuesto en su lugar.....

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué historia tan bonita!
    No sabía que había tantos tipos de vainilla ;)
    Pasa un finde estupendo.
    Un besote de Lamiradadeluci

    ResponderEliminar
  13. Me gustó la historia poco sabía de la rica vainilla,abrazos y abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Que hermosa historia, Norma. Y pensar que la usamos a menudo sin conocer su origen, y sin ella un postre no tiene sabor.

    ResponderEliminar
  15. Querida Norma, pasate por EL TERRAO en este enlace para recoger el premio BEST BLOG que te hemos concedido.
    http://elterrao-dosurbanitasenelcampo.blogspot.com.es/2013/04/nuestrs-nominad-al-premio-best-blog.html

    (Aunque tienes muchos seguidores y muchas visitas y las normas de este tipo de premios dicen lo que dicen)
    ¡¡¡Nos saltamos la normas a la torera!!!

    Enhorabuena!!!
    Un abrazo de MªAngeles y Rafael desde EL TERRAO.

    ResponderEliminar
  16. que bonita e interesante entrada.
    Me encanta la vainilla, hasta en velas.
    bs

    ResponderEliminar
  17. Gracias por dar a conocer tu sabiduría. Te voy a seguir y mucho. Especialmente los martes y viernes . Me interesa de siempre la nutrición.

    ...PARA DISFRUTAR

    saludos

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...