Seguidores

domingo, 3 de marzo de 2013

Fosfofagia



o el arte de comer luz


Por si no lo leíste 

Once de la noche. En la calle Sol de Santander, punto de encuentro de artistas y espacios para la cultura, unas setenta personas aguardan frente a una puerta con más pinta de entrada peatonal a un garaje que a una galería de arte. "¿Venís también a la Fosfofagia?", pregunta desconcertado el último en llegar al lugar sin señalizar. Hay cierta expectación creada en el ambiente debido a la comida fluorescente a degustar en el interior de la sala. Pero quizá se ignore que la exposición creada por Alfonso Borragán (Santander, 1983) no acaba aquí. "Yo solo genero el espacio, la obra la termina el público", advierte el artista.
Tras bajar una escalera medio en penumbra, que recuerda a la entrada de aquellos garitos recreados en el cine negro, se recibe a los invitados con una crema pastosa hecha con perifollo que se unta sobre el reverso de la mano. Después de simular el acto previo del que toma un tequila, el cocinero cántabro -y ganador de una estrella Michelín- Jesús Sánchez pulveriza sobre la boca de cada individuo un combinado de ginebra con aroma de avellana a golpe de espray. Varias cámaras de vídeo inmortalizan el momento.



Lo que aparentemente parece una fiesta (no falta bebida, comida y música) se denomina happening, una manifestación artística multidisciplinar donde se requiere la participación del espectador para completar la obra. Una faceta del arte contemporáneo que han trabajado artistas como Roy Lichtenstein, Robert Rauschenberg o la mismísima Yoko Ono.
"No busco la satisfacción del público, solo espero que vivan esta experiencia y permanezca en la memoria. Lo importante no es que sea buena o mala, sino que la recuerden y tengan ilusión por ir a la próxima", asegura el artista santanderino mientras observa la reacción de la gente.






Como seres hambrientos, los invitados se acercan a los alimentos fosforescentes. Terrones de azúcar en forma de corazón, jeringuillas rellenas de ginebra, paneles pegajosos de merengue seco o cápsulas de regaliz brillan en la oscuridad de la galería Demolden. "Están elaborados con fluoresceína, una sustancia colorante que se utiliza en medicina", explica el cocinero. A los pies de los comensales, una lona iluminada sustituye gran parte del parqué levantado. Cada cinco minutos, los fogonazos de luz del techo deberían proyectar un fotograma sobre el simulado mar de ardora, pero tan solo sirven para vislumbrar a zombies desorientados y sin mucha consciencia de lo que están tomando.






"Están ingiriendo luz; todos los que están aquí son portadores de esa luz que se llevan a casa. Por eso la obra está inacabada", explica el autor que sigue los pasos de artistas como Antoni Miralda o Rirkrit Tiravanija. "Esta obra de arte termina cuando mañana todos vayamos al váter. Vamos a mear fluorescente", dice convencido Borragán con una amplia sonrisa.




De forma intencionada o no, la música no ayuda; el arte de envolver el espacio con melodía experimental provoca en el invitado una sensación de agobio. "Es una idea original y divertida, pero no la he disfrutado porque me agobiaba con tanta gente y había demasiado ruido", dice Rosa Casuso, de 41 años, que asegura volver a entrar cuando se despeje "un poco" la sala. Mientras quedaba bufé, el lleno estaba asegurado. Pero ahora los corrillos de gente han vuelto a la calle.




No hay duda de que el ritual social en torno a la comida funciona en España, pero no en otros países europeos. "Con los anglosajones me cuesta más atraerlos", confiesa Borragán, que cursa un máster en la Universidad de Slade en Londres (UCL), una de las escuelas "más prestigiosas" de arte contemporáneo. "La gente aquí tiene más fe, se mete mejor en el papel de la fiesta".
Pero Borragán no se da por vencido. La próxima fosfofagia, "la 01", se organiza precisamente en Londres, donde además quedarán expuestos los registros de audio y vídeo recogidos en Santander e incluso los restos de comida. "Restos que con el tiempo serán como un cadáver, irán muriendo con el tiempo como ocurre con la memoria".


¿Quién es Alfonso Barragán?

2010-2012: Estudiante de Posgrado en Maestría en Bellas Artes . Slade School of Fine Arts. UCL. Londres
2008: Diploma de Doctorado de Estudios Avanzados (DEA) . Bellas Artes de Sant Jordi facultad de la Universidad de Barcelona.
2001-2005: Licenciatura en Bellas Artes . Sant Jordi Facultad de la Universidad de Barcelona


En síntesis
Los "Fosfofagias" son ceremonias que tienen lugar en un espacio fascinante y oscuro con bebidas y comida fluorescentes. De alguna manera podríamos decir que es un espacio ciego donde la luz se come. Son celebraciones colectivas donde los sentidos se ven afectados por la ausencia de luz, anulando casi por completo los elementos visuales con el fin de maximizar y hacer hincapié en el gusto, el tacto y el olfato. Por otra parte, el espectador es invitado a comer la pieza artística, por lo que su cuerpo se convierte en el medio donde se genera la imagen. La luz ingerida será expulsado del cuerpo haciendo que la fluorescencia en los residuos orgánicos: heces, orina, sudor, saliva o lágrimas. La pieza se come, y una vez consumido, se queda en la memoria del cuerpo, dejando únicamente los residuos para dar testimonio de lo que había ocurrido allí




http://cultura.elpais.com/cultura/2011/08/15/actualidad/1313359204_850215.html
http://www.alfonsoborragan.com/

23 comentarios:

  1. que obra mas curiosa, nome estraña que diga lo de los españoles, nos apuntamos mas facilmente a las cosas de este tipo

    ResponderEliminar
  2. Curioso, querida mia.. pero que extrano, no me atrae en absoluto :)))) Un beso y un abrazo grande grande!

    ResponderEliminar
  3. Como experiencia innovadora puede estar bien, a mi me resultaria un poco agoviante, pero en una cosa estoy de acuerdo y es que en esta pais la comida tiene mucho poder de convocatoria en todas sus formas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Norma por favor, ¿cuándo ha sido esto? Vivo en Santander y no me he enterado. Me quedo alucinada...
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que cosas, la verdad que no será por original y yo creo q me apuntaría a los borregos he iría, se ve divertido y muy luminoso jajaja!

    Besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  6. NO ME GUSTA NADA.....
    NO LO ESCUCHE NUNCA NADA DE ESTO.
    PERO EN ESPAÑA SE COMO MUY BIEN CON BUENA LUZ.
    ESTO ES UNA MODA DE DOS DIAS.

    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  7. Curioso pero opino como algunas de las otras chicas... no me atrae para nada, será tal vez divertido, nada más, pero no lo conocía. Será para algunos novedosos y que quieran pasar por esta experiencia, allá ellos, cariños !!

    ResponderEliminar
  8. No lo sabía pero desde luego no participaría en un evento de este tipo no me gusta nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Norma! Como original no te digo yo que no! Pero la verdad es que a mi no me atrae...
    Salu2 preciosa.
    Cocinandovoyrecetandovengo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Norma:
    El problema que ha surgido aquí con la carne de caballo es que no estaba etiquetado como tal, supuestamente es apta para el consumo, sólo es un fraude por no ponerlo en el etiquetado. Pero luego está saliendo que si a los caballos le dan una hormona para alargar la vida y puede ser perjudicial en grandes cantidades en los humanos, no sé. La cuestión es que alguien se ha saltado los controles, aunque la cantidad encontrada es mínima no sé si un 1%. No sé si conoces la marca La Cocinera o Buitoni, pues se ha detectado en algunos productos de ellos, por lo visto en las albóndigas de Ikea también.

    ResponderEliminar
  11. Me considero una persona muy receptiva a vivir experiencias nuevas e innovadoras pero me extrañaria que participara en esta. me ha entrado migraña sólo de pensarlo
    Feliz fin de semana guapa

    ResponderEliminar
  12. Curioso y divertido, aunque no se si apto para la salud.
    En fin ya no saben que inventar para impactar a la gente.
    En lo único que estoy de acuerdo es que en España sabemos disfrutar de la comida, las tapas, el ocio y compartir con la gente en la calle hasta bien entrada la madrugada, es un país con vida y alegría, aunque ahora nos la estén quitando poco a poco esta panda de sinvergüenzas y estafadores

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Qué loco!!! Se ve increíble en las fotos!!!

    ResponderEliminar
  14. No deja de ser un dato curioso pero creo que la mayoría estaremos de acuerdo en que una buena... o lo que se pueda comer y mas en estos tiempos.... se disfruta mas con buena luz .
    Me parece que éstos son fenómenos fugases...pero quien disfrute con el tbien es respetable.
    bss.

    ResponderEliminar
  15. ¿Estuviste en el evento? Lo de la fosfofagia me deja algo frío, como esa luz que desprenden los alimentos, pero el hecho de que haya sido en la calle Sol de Santander me ha despertado un montón de recuerdos. Yo, de niño, fuí al colegio a pocos cientos de metros de allí, en el paseo de Canalejas. De repente, toda mi infancia santanderina se me ha echado encima. Gracias Norma2

    ResponderEliminar
  16. Es la primera vez que oigo hablar de los fosfofagias, pero me parece una experiencia de lo mas interesante.
    Bss.

    ResponderEliminar
  17. ¡Vivir para ver!, como se dice por aquí. Buen fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Arte conceptual! Muchas gracias Norma2 por el resumen, muy bueno por cierto.

    Desde el Caribe artístico.

    ResponderEliminar
  19. No que no se le ocurra a la gente, la verdad es que a mi la comida me gusta verla y ver lo que como, pero desde luego hay gente para todo, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  20. Bueno...no lo conocía y me sale un montón de chistes fáciles que me voy a callar por no irme de la lengua jajajajaja
    No me hace mucha gracia...amos! lo de ir soltando fosforitos por.....el ano....joder! me pone los pelos como escarpias jajajajajaj
    Me está entrando la risa y más vale que pare aquí jajajajaj

    Oye Norma, me cuesta mucho comentar en tu blog, bueno, me pasó con la entrada de la Nutrición y con esta. Al darle a Publicar el comentario, no hay manera de que se abra la ventanilla. Lo he conseguido, como lo hice la vez anterior, abriendo el Publicar un comentario, en otra pestaña, entonces se me abre esta misma opción. Antes no me pasaba.
    No sé si al resto de la gente también le sucede.
    Era para que lo supieras
    Buen fin de semana.....y que no...que no meo yo fosforito, que mi cuerpo va a parecer una discoteca y no tengo yo el cuerpo pa farolillos..que no, que no....

    ResponderEliminar
  21. ¡Obviamente no sabía nada de esto y tampoco participaría! Pero no me llama la atención el proceso,me han hecho un estudio en los que me aplicaron una sustancia fosforescente para ver si había alguna obstrucción, con una ampolla de Decadrón(por si las moscas).
    Tarde o temprano a alguien se le iba ocurrir una experiencia así.
    ¡Gracias Norma por mantenernos informadas! Besos...

    ResponderEliminar
  22. No sé, eso de comer comida fosfo y después que salga el fosforito por cualquier parte de mi cuerpo...como que no, no es lo mío.
    A mi me gusta luz, una buena mesa, con buena comida (normalita) y buena compañía....
    No conocía esta forma de "arte" ¿?, interesante al que le guste, a mi particularmente no.
    Como siempre contigo Norma no me acuesto sin saber algo nuevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Una entrada muy original, no conocía nada de esto.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...