Seguidores

viernes, 7 de septiembre de 2012

Cómo es esto de que un plato tiene que tener sonido??


El sonido es la menos estudiada de las cualidades en un plato, y los últimos estudios arrojan que es uno de los factores que lo vuelven más atractivo. Tan importante como color, gusto, olor y textura. Y hablamos de sonido en lugar de decir directamente crujiente, porque es muy improbable que alguien reconozca algo como crujiente si no genera sonido, y ya que se trata de sonidos que se trasmiten a través de los huesos del cráneo, no hay dudas que inclusive las personas sordas poseen sensaciones asociadas a esta característica de la comida.




 En español prácticamente poseemos una sola palabra para describirlo (crujiente) y un galicismo aceptado a regañadientes (crocante), contrario al caso de los países anglosajones en donde existen cinco palabras claramente diferenciadas: Crispy (sonido de la manzana), Crunchy (sonido de la pera), Crumbly (sonido del hojaldre), Crusty (sonido del caramelo de una creme brulle) y Cracky (sonido de la piel tostada de cerdo).


Crujientes de verduras con queso de cabra 600x450 Crujientes de verduras con queso de cabra


 No es casual entonces que sean justamente los norteamericanos y su poderosa industria de comida rápida quienes han desarrollado las investigaciones acerca del sonido en gastronomía (recordá lo adictiva que puede ser una lata de papas fritas), al punto que consideran el sonido de un alimento como fundamental y hasta tienen desarrollados aparatos en donde colocan micrófonos al lado de un alimento de testeo, que es sometido a presión por un aparato que imita las características (físicas, de velocidad y de presión) de un diente, con el fin de estudiar cuáles sonidos excitan más a una población de hambrientos comensales en estudio.



32 comentarios:

  1. ¡Que curioso y que interesante!
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, contigo siempre aprendo! Un beso guapa :)

    ResponderEliminar
  3. Y a mi me gusta el suave "riau " delas palomitas de maíz.
    Es un privilegio venir a tu casa y aprender.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué hambre me ha entrado con tanto sonido crujiente!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué cosas! Tus entradas son a cual mas interesante.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante! Nunca se me hubiera ocurrido pensar que estudiaban los sonidos de los alimentos!
    Gracias por al info!
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante lo que nos as contado, de que te lo vas a imaginar buen finde..besicosss

    ResponderEliminar
  8. Lindísimo el post! He leído una novela, El Último Chef de China y ahí explican que la comida, según la filosofía oriental, tiene varios aspectos, que se enfatizan según el plato. El olor, la textura, el sabor, el aspecto. Creo que te gustaría ese libro, como novela es un poco tonta, pero se aprende mucho. Besos,

    ResponderEliminar
  9. Oye pues es verdad! a mi me da mucha verguenza cuando como y hago ruido pero tienes toda la razón del mundo no existe crujiente sin ruido!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué buena entrada, me ha encantado!, es cierto el sonido de la comida, ¡pero qué cosa tan buena!. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  11. Chica siempre hay cosillas muy interesantes en tu blog....... el sonidoooooooo

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante, he aprendido muchas informaciones nuevas...gracias!!!
    Baci.

    ResponderEliminar
  13. Y pensar que me reía de mi hija cuando me decía que no le gusta comer cebolla porque cruje!!!No le enseño la entrada. Besos

    ResponderEliminar
  14. Aunque en publico, me da corte que suene el crujiente cuando como... me encantan esas texturas! muy interesante tu entrada Norma, como la de los gatitos y la de las piñas, que tanto me gustan y que ahora comeré con cierto reparo...
    Me encanta, haberte transmitido con mi entrada! sí sí y lo mejor que es gratis!jijii como cuando me fuí contigo de viajecito en tren...!
    Besitosss.

    ResponderEliminar
  15. Ya echaba de menos estas estupendas y curiosas entradas que nos regalas cuando te visitamos
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Extraordinario este post, es cierto que cuando yo como algo, como por ejemplo unas patatas fritas, me gustan que crujan, las noto mucho mas deliciosas y cuando hago por ejemplo, cordero o cochinillo asado me gusta que la piel este bien tostadita, porque cuando la comes cruje o como dirian los ingleses Craky, besos desde Madrid mi querida Norma

    ResponderEliminar
  17. Nada .. que ya me ha picado la curiosidad ... voy a por una bolsa de patatas jajaajjajaja Feliz fin de semana y besotessss

    ResponderEliminar
  18. a los estadounidenses les va de perillas el sonido porque comen enlatado. todavía habemos quiénes nos guiamos por el olor, el sabor y el aspecto de la comida.
    besos.

    ResponderEliminar
  19. Una entrada muy interesante me ha gustado besos

    ResponderEliminar
  20. Cuánta verdad, un plato que suena, sabe más delicioso. Cariños.

    ResponderEliminar
  21. Decididamente, un punto de vista (¿o debería decir "de oido"? muy original. Nunca se me había ocurrido pensar en el sonido de los alimentos. Sólo, tal vez, en el "ssplash" que hace al caer al plato una cucharada de arroz demasiado pasado (una vez me dieron un arroz así en un restaurante de carretera entre México y Acapulco. El sonido no se me olvida)

    ResponderEliminar
  22. Interesantísimo!!!! Nunca lo hubiera pensado que pudiera tener repercusión el sonido a la hora de alimentarnos.
    Gracias por proporcionarnos esta fantástica información.

    Besss.

    Manoli

    ResponderEliminar
  23. Comparto los comentarios de la mayoría de visitantes. La entrada está muy interesante, además tiene su lógica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Norma,debemos cocinar en casa!!!Las comidas chatarras de vez en cuando...Gracias por la entrada.Un cariño.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta, qué intersante, la verdad es que no pensamos en eso normalmente. Mi hermana es una verdadera loca por estos sonidos al morder, entonces pensaba que era cosas de ella, ya veo que no.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Realmente un articulo super interesante !!!
    Besos y feliz semana.
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  27. Pues creo que tiene razón Norma el crujiente le dá un toquecillo muy gracioso a la comida, solo hay que ponerse a comer papas fritas como dices, a ver quien es capaz de parar jajaja, besos

    ResponderEliminar
  28. que entrada tan interesante y crujiente. Gracias por compartir. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Qué curioso este artículo!! Pues a mí, la verdad, me reporta mucha satisfacción comerme algo crujiente... A veces el cuerpo me lo pide y no lo puedo sustituir por otra cosa. Me gusta lo crujiente!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos

Gracias por pasar por mi espacio el cual está hecho pensando en vos
Ahhhh! y no olvides saludarme!

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...